Público
Público

La decisión de San Gil abre un nuevo frente en el PP y varios dirigentes piden una reflexión

EFE

La decisión de María San Gil de abandonar la redacción de la ponencia política por diferencias de criterio ha abierto un nuevo frente en la crisis interna del PP y ha provocado que numerosos dirigentes, como Esperanza Aguirre y Ana Botella, hayan reclamado una reflexión.

San Gil anunció el abandono de la ponencia política -en la que trabajaba junto a José Manuel Soria y Alicia Sánchez Camacho- por diferencias de criterio en las relaciones que debe mantener el PP con los nacionalistas.

Su decisión ha provocado una oleada de reacciones de dirigentes que le han mostrado su apoyo, y algunos han reclamado una reflexión en el PP.

Gustavo de Arístegui, uno de los dirigentes que más críticas ha lanzado al proyecto actual del PP, ha pedido esa reflexión, ha anunciado que apoyará una enmienda a la totalidad de la ponencia si se presenta tal y como está redactada, y ha avisado de que hay numerosos miembros de la dirección, muchos "de peso", que no están de acuerdo con el texto.

También se ha expresado así Esperanza Aguirre, quien ha opinado que con la decisión de San Gil hay una obligación para reflexionar, y, "especialmente, los que tienen en este momento la máxima responsabilidad política a nivel nacional".

Ha añadido que la dirigente vasca "no es una persona que tome esta decisión de manera frívola, todo lo contrario" y ha opinado que si ha discrepado y ha decidido no firmar la ponencia es que "tiene sus razones".

Ana Botella también ha reclamado una reflexión, ha dado todo su apoyo a San Gil y ha afirmado que si ésta ha abandonado la ponencia será por un motivo "esencial", como que "no se estarán garantizando los principios del partido".

El secretario general del PP, Ángel Acebes, ha dicho que San Gil representa "lo mejor" de la política y del PP "con toda la carga de dignidad moral de todo lo que ha hecho".

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, entiende la decisión "como un cambio de situación por su parte para seguir aportando y enriqueciendo el proyecto" del partido, a la vez que la ha definido como un "referente para todos los militantes".

Desde el País Vasco, el secretario general del PP en esa comunidad, Carmelo Barrio, ha expresado su total apoyo a San Gil y ha asegurado que su "importante decisión" de apartarse de la redacción de la ponencia "es avalada mayoritariamente" por el PP de Euskadi.

Antonio Basagoiti, presidente del PP en Vizcaya, respalda "absolutamente" a San Gil y pide "con toda la humildad" a Mariano Rajoy que haga "más caso" a ella y al PP vasco.

También la alcaldesa de Lizartza, Regina Otaola, ha lamentado que en su partido "no se apueste, o al menos parece que no se apuesta, por la defensa de la libertad y de la dignidad de la persona, sobre todo en el País Vasco".

Mientras el presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, decía que la dirigente vasca ha sido un referente del PP y lo seguirá siendo, la líder del partido en Baleares, Rosa Estarás, se mostraba convencida de que los encargados de redactar la ponencia política "llegarán a un acuerdo en la estrategia", aunque hayan tenido "sus más y sus menos".

Por parte del PSOE, José Blanco ha asegurado no estar sorprendido porque en el PP "hay mucho mar de fondo" y "la solución a la búlgara que quiere impulsar Rajoy no va a ocultar los problemas".

En nombre de IU, Gaspar Llamazares ha asegurado que la decisión transmite la "impresión" de que los populares se encuentran ante "un cambio de estrategia".

Por otra parte, hoy se ha presentado la ponencia de Estatutos ante el XVI Congreso, que recoge la regulación de la campaña electoral previa a los congresos para que cualquier afiliado pueda presentar su candidatura a presidir el PP, garantizando así la igualdad de oportunidades de todos ellos y con el objetivo de reforzar la democracia interna.

Más noticias de Política y Sociedad