Público
Público

El Defensor del Menor de Madrid ve "de coña" los talleres para masturbarse

Arturo Canalda cree que "falta" educación sexual, algo que, a su juicio, "se debe dar en casa"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, aseguró hoy que la campaña de la Junta de Extremadura que promueve la masturbación es 'de coña' especialmente cuando el Gobierno extremeño defiende la educación afectivo-sexual, y señaló que 'falta' educación sexual, algo que, a su juicio, 'se debe dar en casa'.

'Cuando hablamos de masturbación lo afectivo, sobra. Una cosa son las relaciones sexuales compartidas basadas en el afecto y otra cosa muy distinta las bolas chinas y la masturbación. El problema viene de la cosificación del sexo y su canalización y que todo se soluciona con un aborto y una píldora del día después.

Falta educación sexual sí, pero eso se tiene dar en casa, por un lado, y por otro, hay que respetar unos límites que no se están teniendo en cuenta', aseveró Canalda en declaraciones al programa Hoy en Madrid de Onda Madrid.

Canalda también hizo alusión al informe elaborado sobre el consumo de drogas y alcohol en los menores de edad, y recordó que el 63% de los padres 'no tienen en cuenta el alcohol como una droga'.

'Hay tolerancia con el alcohol. Muchísima si la comparamos con el resto de drogas. Los padres llevan a cabo la táctica del avestruz. Es como si sólo esperaran oír el sonido de la puerta cuando llegan sus hijos sin preocuparse en si vienen con una copa encima', agregó.

'No debemos trivializar el alcohol ni fumar'

Desde su punto de vista, el contacto con los estupefacientes, 'que puede parecer testimonial, no lo es tanto', sobre todo en el caso del alcohol, ya que el 20% de los chicos de Primaria confiesa haberlo probado. El informe, basado en el testimonio de 600 niños de los tramos de Primaria y Secundaria, también revela que el primer contacto que tienen con las drogas 'no es el de la prevención, si no el de las series de televisión que frivolizan sobre su consumo'.

'No debemos trivializar el alcohol ni fumar porque puede ser una cosa muy tonta pero si un chaval no fuma tiene menos posibilidades de liarse un porro, por ejemplo', indicó, al tiempo que consideró que los padres 'debieran predicar con el ejemplo' y no beber ni fumar delante de sus hijos.

Del mismo informe se extrae que el 48% de los profesores prefieren no hablar de drogas en sus clases cuando 'serían la primera voz de alarma'.

Más noticias en Política y Sociedad