Público
Público

La desaceleración se agudiza y el PIB crece sólo el 2,7% hasta marzo

El Banco de España recomienda a los bancos que no recorten en exceso la concesión de créditos

a.estrada/g. ayuso

La desaceleración económica española iniciada en el segundo trimestre de 2007 se ha agudizado en el primer trimestre de este año. Entre enero y marzo, el Producto Interior Bruto (los bienes y servicios producidos en el país) creció sólo el 2,7% respecto al mismo periodo del año anterior. Esta tasa anual es la más baja desde el cuarto trimestre de 2002 y supone una reducción de ocho décimas respecto al ritmo que se registraba a finales de 2007 (3,5% en el último trimestre, aunque la media del año cerró al 3,8%).


Para darse cuenta de lo acusado de la ralentización basta ver que la reducción de ocho décimas es la caída más pronunciada desde mediados de 2000, cuando bajó nueve.  Además, la tasa intertrimestral (lo que se ha crecido en el primer trimestre de este año respecto al último trimestre del año pasado) muestra un crecimiento de sólo el 0,3%, la tasa más baja desde 1995, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.


Se crece menos fundamentalmente porque el consumo ha reducido su ritmo. En este sentido, el gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez, recomendó ayer a las entidades financieras que tengan cuidado en no frenar en exceso el ritmo de expansión del crédito. Los créditos son a la economía como la gasolina a un coche: si no hay dinero para invertir o comprar no crece la actividad económica. Por eso, en el discurso que pronunció ayer en Barcelona, Fernández Ordóñez insistió: “Sería contraproducente para la economía española que una excesiva reducción del crecimiento del crédito limitara su capacidad de avance”.


Además, el gobernador pidió a los empresarios que moderen sus márgenes de beneficios y a los sindicatos y trabajadores moderación salarial o aumento de productividad de forma que se dinamicen la industria y los servicios. “Debe quedar muy claro que, si el inevitable aumento del desempleo en la construcción no es compensado con un mayor dinamismo del resto, la evolución del empleo podría ser más negativa de la esperada”, dijo y defendió la flexibilidad en salarios y precios. A la pregunta sobre la idoneidad de ayudas al sector inmobiliario, respondió que para superar el ajuste se debe poner el foco en otros sectores, en especial la industria y los servicios, que representan el 80% del PIB.


Ordóñez insistió en que se eviten medidas fiscales discrecionales que puedan comprometer la estabilidad presupuestaria a medio y largo plazo, aunque a corto plazo tuvieran un efecto beneficioso.Fernández Ordóñez descartó la posibilidad de una recesión en España: “La posibilidad es prácticamente nula”. Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, dijo ayer en Bruselas que el dato del primer trimestre es compatible con crecer en el año el 2,3%, que es la previsión revisada del Ejecutivo. Por su parte, el portavoz del PP, Cristóbal Montoro, reclamó “políticas económicas que eviten que la destrucción de empleo
vaya más allá”.

Más noticias de Política y Sociedad