Público
Público

Descubren nuevos genes vinculados con riesgo ataques cardíacos

Reuters

Un grupo de científicos encontró 13nuevas variantes de genes que aumentan el riesgo de que unapersona desarrolle una enfermedad cardíaca, que es actualmentela principal causa de muertes a nivel mundial.

El descubrimiento de las 13 variantes de genes previamentedesconocidas y la confirmación de cerca de 10 más ofreceríanindicios sobre cómo se desarrollan algunos males del corazón,como la enfermedad de las arterias coronarias, y llevarían atratamientos nuevos y más efectivos, dijeron losinvestigadores.

Los hallazgos también sugieren que puede ser de valorregistrar el perfil de alguien con sus variantes genéticas,como parte de una atención clínica de rutina en el futuro, demanera de poder ofrecer más prevención o planes de tratamientopersonalizados.

"Con tal información podríamos identificar mejor a la gentecon alto riesgo a edades tempranas de la vida y rápidamentetomar las medidas para neutralizar ese exceso de riesgo", dijoThemistocles Assimes de la Escuela de Medicina de laUniversidad Stanford en Estados Unidos, uno de los científicosde todo el mundo que trabajó en el estudio.

"Aunque estamos más cerca de ese día, probablementenecesitemos identificar en forma confiable muchas más variantes(...) durante los próximos años antes que sea útil realizareste perfil genético en el consultorio de un médico", agregó.

De acuerdo de la Organización Mundial de la Salud (OMS),las enfermedades cardiovasculares son las mayores asesinas delmundo, costando 17,1 millones de vidas por año. Miles demillones de dólares se gastan todos los años en aparatosmédicos y drogas para tratarlas.

Factores del estilo de vida como fumar, beber alcohol, unaalimentación poco saludable y la falta de ejercicio físico sonconocidos por aumentar el riesgo de ataques cardíacos yapoplejías, pero los científicos también han examinado mapas deADN para hallar genes que también puedan poner a la gente en unmayor riesgo cardiovascular.

Más noticias de Política y Sociedad