Público
Público

Desestimada la querella de Sogecable contra Jaume Roures y Tatxo Benet

La Audiencia de Madrid señala que "no se ha encontrado indicio delictivo alguno tras haber diseccionado minuciosamente los hechos"

PÚBLICO

La querella interpuesta en 2007 por Sogecable contra Jaume Roures y Tatxo Benet, de Mediapro, por simulación de contrato en el marco de la denominada guerra del fútbol, se ha quedado en nada al haber sido desestimada de forma definitiva por la Audiencia Provincial de Madrid, según informó hoy Mediapro, algunos de cuyos accionistas son editores de Público.

La productora recuerda en un comunicado que la querella, que también iba dirigida contra el presidente y el vicepresidente de la Liga de Fútbol, José Luis Astiazarán y Javier Tebas respectivamente, el ex director general de TV3, Joan Majó, y el ex director general de Audiovisual Sport, Daniel Margalef, fue en su momento "ampliamente recogida por los medios del grupo Prisa, y en concreto por El País, Cuatro y la Cadena SER, "que presentaron a los querellados como presuntos estafadores".

Ahora, sin embargo, la decisión judicial, que es firme y sobre la que ya no cabe recurso, señala que “no se ha encontrado indicio delictivo alguno tras haber diseccionado minuciosamente los hechos”. Y añade: “Por ello lo prudente, lo cauteloso consiste en dictar, precisamente, auto de sobreseimiento libre, pues ante la completa certidumbre acerca de la inexistencia de delito, lo obligado es liberar definitivamente (cosa juzgada) al sujeto de toda pendencia”.

Las auténticas intenciones de Sogecable

Mediapro añade que la resolución de la Audiencia de Madrid va mas allá y llega a desvelar las verdaderas intenciones de Sogecable, escondidas detrás de su querella, cuando afirma textualmente que “la conclusión claramente alcanzada es la de que se ha tratado de un intento de criminalizar posibles incumplimientos civiles”.

Es decir que, según pone de relieve Mediapro, Sogecable "sabía que la querella penal carecía de base y sustento legal alguno, por lo que cabe deducir que su única pretensión fue, precisamente, presentarla para amplificarla convenientemente a través de los medios de Prisa y así menoscabar la reputación y el honor de personas con las que mantenía diferencias en la jurisdicción civil".

En la querella, que ya fue sobreseída en primera instancia, se acusaba a los querellados de simulación de contrato cuando, el 18 de septiembre del 2007, Audiovisual Sport (AVS, compañía de gestión de derechos deportivos de Sogecable), a través de su director general, Daniel Margalef, y Mediapro, con la intermediación de la Liga de Futbol Profesional, llegaron a un acuerdo para permitir a Mediapro recibir la señal de los partidos de fútbol que Sogecable le denegaba y acabar, así, con la denominada guerra del fútbol.

Sogecable acusó entonces a Daniel Margalef, director general de Audiovisual Sport, de carecer poderes para llegar a tal acuerdo por haber sido cesado diez días antes. La Audiencia Provincial de Madrid confirma ahora que Daniel Margalef, en la fecha de los acuerdos, era el legítimo director general y representante legal de AVS, por lo que el acuerdo en cuestión se hizo “en ejercicio de sus funciones representativas”.

El acuerdo de 18 de septiembre de 2007 entre Mediapro y AVS, que el auto de la Audiencia de Madrid ratifica ahora como legítimo, ponía fin a la denominada guerra del fútbol desencadenada por Sogecable un mes antes. Según Mediapro, la propia Sogecable boicoteó el acuerdo y provocó que dicha guerra se mantuviese durante las temporadas 2007/2008 y 2008/2009.

Más noticias de Política y Sociedad