Público
Público

Despliegues de guerra reiterados afectan la salud de las tropas

Reuters

Las tropas de la GuardiaNacional de Estados Unidos enviadas más de una vez a Irak oAfganistán tienen alto riesgo de sufrir problemas de saludmental y física.

Un equipo de investigadores halló que, en las tropas de laGuardia Nacional de Nueva Jersey que se estaban alistando paraviajar a Irak, quienes ya habían prestado servicio allí o enAfganistán eran cuatro veces más propensos a tener un resultadopositivo en el test diagnóstico del trastorno por estréspostraumático (TEPT) que los que viajaban por primera vez.

Además, los soldados que reiteraban el viaje eran tresveces más propensos a tener depresión mayor y dos veces másproclives a sufrir dolor crónico o menor función físicageneral.

El estudio, publicado en American Journal of Public Health,cuestiona la "preparación militar" de los integrantes de laGuardia Nacional en Irak y Afganistán.

Los resultados sugieren también que los exámenes médicos derutina antes y después del despliegue militar pasan por altomuchos casos de trastornos mentales y físicos, opinó el equipode la doctora Anna Kline, del Departamento de Asuntos Veteranosen Lyons.

Con datos de una encuesta anónima, el equipo halló que casiel 7 por ciento de los 2.543 militares participantes teníaTEPT. Pero las evaluaciones militares previas al desplieguemilitar sugirieron que menos del 2 por ciento presentaba TEPT.

Asimismo, la encuesta reveló que el TEPT, junto con ladepresión y los problemas de salud física, eran aún más comunesen los militares que ya habían estado en las zonas de guerra.

En general, un cuarto de los militares entrevistados habíaestado principalmente en Irak. El 14 por ciento de esossoldados tenía síntomas de TEPT, a diferencia del 4 por cientode los militares que no habían viajado antes a la zona.

El 5 por ciento tenía depresión grave, a diferencia del 2por ciento del resto.

Además, las tropas que ya habían estado en zona de guerraeran más propensas a tener problemas como dolor de espalda o dearticulaciones. El 42 por ciento se quejaba de dolor crónico(más de seis meses), comparado con el 23 por ciento de lossoldados que no habían viajado antes.

Los militares que ya habían estado en zonas de guerra erandos veces más propensos a obtener calificaciones más bajas enlos test de función física, incluida la habilidad de subirescaleras, arrodillarse e inclinarse y caminar más de 1,6kilómetros.

Un cuarto de los que ya habían estado en zona de guerraobtuvo puntajes más bajos que los del estadounidense promediopara la misma edad y sexo.

Esto sugiere que, a pesar de los exámenes militares derutina, los despliegues reiterados de tropas de la GuardiaNacional a Iraq y Afganistán "generarían una cantidadsignificativa de soldados con problemas de salud", escribió elequipo.

Eso cuestiona la efectividad de esos controles médicos. Unode los problemas sería que los militares no informan lossíntomas mentales y físicos.

A muchos soldados que ya habían estado en zona de guerra yque tenían síntomas de TEPT les preocupaba "el estigma de lasalud mental". El 59 por ciento no había informado los síntomasa su regreso, para evitar la licencia médica.

Según el equipo, hay que desarrollar estrategias deevaluación "confidenciales y accesibles" y un tratamiento delos síntomas físicos y mentales.

Los resultados sugieren también "examinar las políticas dedespliegue reiterado de tropas" en Irak y Afganistán.

FUENTE: American Journal of Public Health, online 17 dediciembre del 2009

Más noticias de Política y Sociedad