Público
Público

El desplome del consumo acelera la caída del PIB

La economía se contrae un 1,6% en tasa interanual en el tercer trimestre, coincidiendo con la entrada en vigor del aumento del IVA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La caída del consumo y el descenso de la inversión aceleraron la caída interanual del PIB español hasta el 1,6% durante el tercer trimestre del año, en el que entró en vigor la subida del IVA, según ha confirmado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha empeorado sus estimaciones sobre el comportamiento del PIB en el primer y segundo trimestre del año. Así, según Estadística, la economía española se contrajo en tasa interanual un 0,7% en el primer trimestre del año y un 1,4% en el segundo, empeorando en ambos casos una décima sus estimaciones iniciales.

Según los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral, la economía española se contrajo un 0,3% en tasa intertrimestral durante el tercer trimestre del año, mejorando en una décima el dato del trimestre anterior. El PIB acumula ya cinco trimestres de tasas trimestrales negativas y tres de caídas interanuales.

El dato más positivo del tercer trimestre es el avance de las exportaciones, que han aumentado significativamente en tasa trimestral (4,8%), multiplicando casi por tres su ritmo de crecimiento. El dinamismo de la demanda exterior es fruto, según el INE, de un mayor flujo de bienes a los países que no pertenecen a la Unión Europea, pero sobre todo del aumento del turismo durante los meses de verano, aunque el gasto que los no residentes hacen en territorio nacional no ha crecido de manera tan importante.

En lo que respecta a la demanda interna, los hogares han anticipado algunas compras antes de la subida del IVA el 1 de septiembre, lo que ha provocado que el consumo caiga el 0,5% frente al 1% del trimestre anterior. Por el contrario, el ritmo de caída del gasto de las Administraciones Públicas se ha multiplicado por cuatro, al pasar del 0,6% al 2,4%, como consecuencia de los recortes para reducir el déficit público. Igual que el consumo privado, la inversión ha moderado también a la mitad su decrecimiento trimestral, que ha pasado del 3% al 1,4%. Pese a la mejoría en la variación trimestral, en términos interanuales la demanda interna ha tenido una aportación más negativa al PIB, al pasar de 3,8 a 4 puntos, en tanto que la demanda exterior ha mantenido su contribución positiva de 2,4 puntos. Eso explica que la caída interanual de la economía haya aumentado al 1,6%.

El dato más negativo del tercer trimestre lo marca el deterioro del mercado laboral, que se ha acelerado, puesto que el empleo ha descendido a un ritmo interanual del 4,6%, una décima más que entre abril y junio,  lo que supone una reducción neta de casi 789.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha asegurado que el PIB no volverá a crecer hasta la segunda parte del año que viene, aunque no ha concretado si será en el tercer o cuarto trimestre de 2013. Jiménez Latorre ha dicho que, en el tercer trimestre, la economía se ha comportado mejor de lo previsto, lo que hace pensar que el al final del año el PIB caerá menos del 1,5% previsto por el Ejecutivo. Según el secretario de Estado, pese a la caída del PIB existen 'signos positivos' en la evolución de las macromagnitudes, ya que han mejorado de manera importante las exportaciones y la competitividad, al tiempo que la economía ha conseguido capacidad de financiación.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha advertido de que la situación económica actual es, en algunos aspectos, 'peor' que en 2008, sobre todo ante las perspectivas de crecimiento y en términos de paro y de valores de capitalización bursátil. Así se manifestó Linde durante su intervención en la V Conferencia de Banca organizada por Banco Santander, que se celebró el pasado miércoles y que estaba cerrada a la prensa. El gobernador del Banco de España no concretó si se refería a la economía mundial o, en su caso, a la española. 'En 2008 tuvo lugar la primera de esta conferencias anuales. Cinco años después nos encontramos, si no en la crisis, sí en la post-crisis', ha explicado.

Linde repasó la actuación de los bancos centrales en el área monetaria, como el impulso de medidas de flexibilización de la política de provisión de liquidez. Esta fue la consecuencia de la 'constatación' de que el mercado interbancario había dejado de funcionar como 'mecanismo eficiente' de distribución de liquidez entre entidades, precisó Linde. El gobernador del Banco de España subrayó que la crisis ha obligado a los bancos centrales a tomar 'medidas excepcionales', al tiempo que ha exigido a los reguladores internacionales respuestas 'proporcionales' a la gravedad de la crisis y al coste para el contribuyente de ésta.

Más noticias en Política y Sociedad