Público
Público

Dimite el director del diario católico que criticó a Berlusconi

Dino Boffo, director de Avvenire ha renunciado tras ser atacado por otro periódico de la familia de Berlusconi

REUTERS

El director de un destacado diario católico italiano que criticó al primer ministro Silvio Berlusconi dimitió el jueves en una disputa que ha tensado gravemente las relaciones entre el Vaticano y el Gobierno italiano. Dino Boffo, director de Avvenire -el diario de la Conferencia Episcopal italiana- dimitió después de que otro periódico, propiedad de la familia de Berlusconi, atacase su vida privada .

Il Giornale informó la semana pasada que Boffo - cuyo diario había criticado la vida privada de Berlusconi - había aceptado declararse culpable y pagar una multa en 2004 tras ser acusado de acosar a una mujer.

El diario dijo que Boffo era homosexual y mantenía una relación con la pareja de la mujer, y le calificó de moralista hipócrita que no debería criticar el estilo de vida llamativo de Berlusconi porque él tenía sus propios secretos sexuales.

Boffo, uno de los creadores de opinión católicos más influyentes y director del Avvenire durante 15 años, negó la información y dijo que la mujer fue acosada por alguien más que utilizó su teléfono móvil. 'Durante siete días mi nombre ha sido el centro de una tormenta de proporciones gigantescas', dijo Boffo en una carta al presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Angelo Bagnasco.

'No puedo aceptar que una guerra de palabras que está contrariando a mi familia y alarmando cada vez más a los italianos (...) continúe desarrollándose alrededor de mi nombre en los días venideros', dijo.

Boffo agradeció a la Iglesia su apoyo pero dijo que su dimisión era irrevocable

El ataque del diario a Boffo llevó al Vaticano a anular una cena que Berlusconi y el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, iban a celebrar el pasado viernes. Bertone, que junto a muchos altos cargos de la Iglesia y líderes de todo el espectro político, expresó su solidaridad con Boffo, acusó a Il Giornale de jugar sucio por razones políticas.

Boffo agradeció a la Iglesia su apoyo pero dijo que su dimisión era irrevocable. 'La Iglesia tiene mejores cosas que hacer que defender vigorosamente a una persona, incluso aunque sea un objetivo justo', dijo.

Los fiscales en el caso de acoso contra Boffo negaron que ningún documento judicial contuviera referencias a su vida sexual. Pero indicaron que no investigaron más la posibilidad de que una tercera persona usara el móvil de Boffo sin su permiso porque no pensaban que fuera creíble.

Boffo dijo el jueves en su carta que 'ahora está claro que el escándalo sexual inicialmente usado en mi contra fue un colosal montaje de ficción diabólicamente diseñado'. La disputa, que ha estado en primera página en Italia durante una semana, parece haber dañado gravemente las relaciones entre el Vaticano y el Gobierno conservador de Berlusconi.

También ha envenenado un clima político ya cargado, en el que los periódicos rivales se intercambian diariamente ácidos comentarios en ataques muy personales.

Berlusconi se está divorciando y ha copado la atención de los medios italianos por la naturaleza de su relación con una aspirante a modelo de 18 años y las acusaciones de que pasó una noche con una prostituta en su residencia de Roma.

Más noticias