Público
Público

El director de la Volta pide el mismo apoyo oficial que las selecciones catalanas

EFE

Rubén Peris, director general de la Volta a Cataluña, que el próximo lunes iniciará su 88ª edición en Lloret de Mar (Girona), considera que la prueba representa los intereses de Cataluña en la misma medida que las selecciones catalanas, y que como tal, debería contar con el mismo apoyo institucional para continuar celebrándose pese a sus graves problemas económicos.

Aunque es una de las pruebas ciclistas con más solera del calendario español, la Volta a Cataluña vive al día. "Este año vamos salir. Pero el que viene, ya veremos", sostiene Peris, un veterano del deporte catalán y máximo responsable de la prueba, en una entrevista concedida a la Agencia EFE.

La falta de patrocinadores privados es el problema que atenaza a la Volta. La edición que está a punto de comenzar volverá a contar con la Junta de Castilla y León como patrocinador principal. "Pero sin la ayuda de la Generalitat, a través de la secretaría general de Deportes, no hubiéramos salido", una inyección económica especial que permite a la Volta cubrir su presupuesto (1,2 millones de euros) y mantenerse en el calendario Pro Tour.

"Entendemos que no es posible recibir cada año una ayuda especial por parte de las instituciones. Como ciudadano, no me parecería lógico. Pero por otro lado, la Volta es patrimonio de Cataluña, que hace un servicio al país y logra que se hable de Cataluña fuera de nuestras fronteras, lo mismo que la selección de patinaje o la de bolos", refiere Peris, aludiendo a dos federaciones que han peleado por su reconocimiento internacional con el apoyo de la Generalitat.

Para Peris, sin embargo, el futuro de la Volta no pasa por una ayuda directa del gobierno catalán. En 2009 se renegociará el nuevo calendario Pro Tour "y para seguir estando en la Champions League del ciclismo", la carrera debe ser competitiva, es decir, tener liquidez, algo que pasa por lograr nuevos patrocinios. "No hay una buena ley de mecenazgo. Si la hubiera, las empresas se atreverían a jugase el dinero. Y además, se tiene miedo al ciclismo", lamenta.

El responsable de la carrera catalana, en la que participarán 22 equipos (18 Pro Tour y cuatro continental profesional) admite que la Volta ha corrido peligro real de desaparición, algo por lo que ya pasó la extinta Setmana Catalana. "El año pasado, por ejemplo, se llegó a una situación límite. Estamos pagando los problemas que rodean al ciclismo, pero creo que se ha tocado fondo. El ciclismo ya no puede estar más abajo, ahora toca remontar. Si no, mal asunto".

Entre los nuevos problemas surgidos a causa del dopaje y la falta de recursos económicos cabe incluir los gastos que genera el pasaporte biológico, la herramienta puesta en marcha por la UCI para prevenir el dopaje.

"Al organizador de la carrera le obliga a pagar más del doble de lo que pagaba hasta ahora. Este año nos ha llegado una factura de 16.000 euros sólo en concepto de los gastos ocasionados por el pasaporte biológico", desvela.

La edición que arranca el lunes será la última del actual calendario Pro Tour. "Hay cosas que tienen que cambiar", sostiene Peris. Entre ellas, el número de equipos. "Con 14 equipos sería suficiente, a nosotros nos permitiría invitar a cuatro equipos 'continental' españoles, sería más racional".

El calendario Pro Tour también obliga a la Volta a coincidir con el Giro, una mala pasada porque "obliga a todos los equipos a duplicar la infraestructura".

Más allá de las cuentas, los corredores comenzarán a pedalear el lunes en Lloret de Mar y 1.032 kilómetros después, el domingo 25 de mayo, llegarán a Barcelona.

Más noticias de Política y Sociedad