Público
Público

Los disturbios sectarios en Nigeria causan 460 muertos

Reuters

La cifra de muertos tras cuatro días de violentos enfrentamientos entre grupos musulmanes y cristianos en la ciudad nigeriana de Jos y otras localidades cercanas se ha elevado a 460 personas, según un responsable de una mezquita y activistas de defensa de los derechos humanos.

Seis unidades militares y cientos de policías estaban apostados en la capital del estado de Plateau, en el centro de Nigeria, para hacer cumplir un toque de queda de 24 horas.

Si bien la violencia ha disminuido, las calles permanecían desiertas y muchas tiendas estaban cerradas en Jos, escenario de mortales enfrentamientos sectarios en los últimos años.

La relativa calma permitió a funcionarios de la mezquita a retirar más cuerpos de barrios en las afueras de Jos.

"Hallamos más de 200 cadáveres en la mezquita de Kuru Gada Biu y 22 más en Mai Adiko", dijo Muhamad Tanko Shittu, un alto cargo de una mezquita que está organizando funerales masivos, quien anteriormente había calculado la cifra de muertos de origen musulmán en 177 personas.

La organización estadounidense Human Rights Watch, con sede en Estados Unidos, dijo que los muertos entre los cristianos eran 65. Las cifras oficiales de la policía eran significativamente menores con 35 fallecidos, 40 heridos y 168 arrestados desde el domingo.

"Han llegado más soldados y la situación ahora está bajo control. Pero aún quedan muchos matones disfrazados de policías y soldados que están causando problemas", afirmó Gregory Yenlong, portavoz del Gobierno del estado de Plateau.

EL PRESIDENTE, EN ARABIA SAUDÍ

El vicepresidente Goodluck Jonathan, en su primera orden ejecutiva, envió el martes tropas a Jos para restaurar la calma y evitar que se repitan los enfrentamientos de noviembre de 2008, cuando cientos de personas murieron en el peor brote de violencia sectario en el país desde hace en años.

El presidente Umaru Yar'Adua se encuentra en un hospital de Arabia Saudí desde hace casi dos meses, y ha sido informado sobre la situación, dijo el ministro de información Ikra Bilbis.

La violencia de esta semana comenzó tras una disputa entre vecinos musulmanes y cristianos por la reconstrucción de las viviendas destruidas en los enfrentamientos de 2008, cuando murieron unas 700 personas, según HRW. Además, más de 1.000 habitantes de Jos fallecieron en otros enfrentamientos en 2001.

Un reportero de Reuters vio tres cuerpos calcinados en las calles de Jos y varios edificios, iglesias y automóviles quemados. Vehículos blindados y soldados patrullaban la ciudad y sus habitantes salían con sus brazos en alto para mostrar que estaban desarmados.

Nigeria, el país más poblado de África, tiene una cifra similar de cristianos y musulmanes, aunque muchos tienen creencias animistas tradicionales.

Al menos 40 personas murieron en choques el mes pasado entre las fuerzas de seguridad de Nigeria y miembros de una secta islámica en la ciudad de Bauchi, en el norte.