Público
Público

Divididos, los dirigentes árabes discuten en Damasco su falta de unidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los dirigentes árabes reconocieron hoy en Damasco durante la sesión inaugural de la vigésima cumbre de la Liga Árabe la crisis que atraviesan sus relaciones e instaron a reforzar sus vínculos ante un auditorio donde lo más destacado han sido las ausencias.

"Los árabes afrontan una crisis de falta de confianza y la tensión a la que han llegado es inaceptable", con esas palabras el secretario general de la Liga Arabe, Amro Musa, inauguró la Cumbre en el Palacio de Congresos de la capital siria.

Musa, que durante las reuniones preparatorias procuró hablar más de los puntos de acuerdo que de las divergencias entre los árabes, a lo largo de su intervención inaugural no ocultó más las evidencias y llegó a asegurar que la región está en una situación de "desequilibrio sin precedentes".

Musa, puso como ejemplo la "muy mala situación" que se vive en los territorios palestinos bajo la ocupación israelí y se preguntó "¿Cómo podemos estar callados ante esto?".

Sin embargo, el encargado de dar un paso más allá, como suele ocurrir en este tipo de reuniones fue el presidente libio, Muamar Gadafi, que advirtió a los árabes de que si no aceptan una unión árabe-africana "desaparecerán y se convertirán en una zona sin influencia".

En un discurso improvisado, cargado de sarcasmo y en árabe coloquial, Gadafi sentenció que "lo único que une a los árabes es la sala donde nos encontramos ahora".

"El enemigo aprovecha que estamos divididos y gana, y nosotros perdemos", agregó el líder libio.

El líder libio también hizo referencia a uno de los principales temas del congreso, el dialogo interpalestino y vaticinó que con las divisiones que existen entre los palestinos "es imposible que (el movimiento nacionalista) Al Fatah y (el grupo islamista) Hamás se pongan de acuerdo. Ambos siguen líneas paralelas que no se encontrarán".

Debido a la ausencia del presidente yemení, Ali Abdala Saleh, padrino de una reciente iniciativa que han aceptado los palestinos para volver a la mesa de negociaciones, las conversaciones de hoy se centraron más en la iniciativa árabe de paz, adoptada en 2002 en Beirut, y que propone la normalización de las relaciones con Israel a cambio de su retirada de los territorios árabes que ocupó en 1967.

En los pasillos del hotel Ebla Cham, el diputado y ex ministro de Información palestino, Mustafa Barguti, condenó en declaraciones a los periodistas que la iniciativa árabe "haya sido marginada" por Israel y EEUU.

A ese respeto, minimizó la importancia de la visita que ha iniciado hoy la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, a Oriente Medio debido a que, como aseguró, la administración estadounidense no es capaz de presionar a Israel.

Para los anfitriones de la Cumbre, Estados Unidos tampoco ha podido presionar a Siria y aislarla.

La portavoz del ministerio de Exteriores sirio, Boshra Kanafani, aseguró a los periodistas que "a pesar de las presiones de EEUU para que los países boicotearan o bajaran su representación en la cumbre, el encuentro se ha celebrado, y esperamos que no se hable sólo de quién está y quien no está (en la cumbre), sino más de las decisiones que se tomarán".