Público
Público

Djokovic espera olvidar sus demonios en Melbourne

Reuters

Entre los tenistas que lucharán por el título en el primer Grand Slam del año en Melbourne Park, el serbio Novak Djokovic podría tener la percepción más exacta para apreciar la delgada línea que separa al héroe del villano en el deporte.

Hace dos años, Djokovic fue imparable en Australia y logró su primer título Grand Slam con un triunfo en cuatro sets ante el francés Jo- Wilfried Tsonga.

El mundo celebró la aparición del joven de 20 años como un héroe que sería capaz de romper la hegemonía de Roger Federer y de Rafael Nadal. Una gran cantidad de confeti llovió sobre él en su ciudad natal, Belgrado.

Pero la fiesta terminó de repente y Djokovic no pudo defender el título, al tener que retirarse en medio de un agotador partido de cuartos de final ante el estadounidense Andy Roddick, alegando agotamiento por calor.

Los críticos acusaron al serbio de "derrotista" después de que el año anterior culpara a una ampolla de su retirada en las semifinales de Wimbledon ante Rafa Nadal.

Un año después, su dolorosa eliminación en los cuartos de final de Melbourne sigue estando en la memoria del serbio.

Antes de comenzar el primer Grand Slam de la temporada, Djokovic recalcó que el incidente no se produjo exclusivamente por un factor físico, como antes había intentado enfatizar.

"Seguro", dijo Djokovic a los periodistas cuando le preguntaron si esta retirada le motivaría de cara al Abierto de Australia que comienza el lunes.

"Defendía un título de un Grand Slam por primera vez en mi vida. Pasé por un período difícil al comienzo de 2009. No me sentía al 100 por cien en el torneo", añadió.

CALENDARIO DIFÍCIL

Antes de jugar las World Tour Finals de la ATP en Londres al final de la temporada pasada, Djokovic había disputado 97 partidos, para ganar cinco títulos y llegar a la final en otros cinco torneos.

Sin embargo, a pesar de sus tempranas eliminaciones en Roland Garros, Wimbledon y el Open de Estados Unidos, Djokovic se mantuvo como número tres del mundo tras Federer y Nadal.

Pocos pueden cuestionar el talento del serbio, pero su fuerza mental sigue siendo un interrogante.

Sus victorias en noviembre sobre Federer y Nadal en el Abierto de Basilea y en el Masters de París, respectivamente, demuestran que puede ganar a los grandes del circuito, pero el tenis gira en torno a los Grand Slam.

Con esta intención, el estadounidense Todd Martin ha colaborado con el trabajo del entrenador Marian Vajda con la idea de controlar la mente del serbio y conseguir una fórmula ganadora en los torneos más importantes de la temporada.

"Sentí que después de tres años de trabajo con Marian Vajda necesitaba un poco de frescura en el equipo y traje a Todd Martin", dijo Djokovic.

"Aporta calma al equipo, es totalmente opuesto a mí (...) me puede ayudar mucho, tiene mucha experiencia", agregó.

Además de un segundo título de Grand Slam, la recompensa de ganar en Australia puede ser conseguir el número uno de la clasificación mundial, si el suizo Federer es eliminado en las primeras rondas.

De esta manera, Djokovic conseguiría la gloria de nuevo, y esta vez de forma completa.

Más noticias de Política y Sociedad