Público
Público

Doce muertos en un atentado en Peshawar

Reuters

Las fuerzas paquistaníes atacaron el viernes bastiones talibanes con aeronaves y artillería, mientras un suicida con bomba mató a 12 personas en la ciudad de Peshawar, en la última oleada de atentados extremistas.

El Gobierno asegura que la ofensiva terrestre contra los talibanes en Waziristán del Sur es inminente y el Ejército ha incrementado los ataques aéreos y con artillería en los últimos días para quebrar la seguridad de los integristas.

La insurgencia ha lanzado una serie de atentados en los últimos 11 días, en los que atacaron la sede de Naciones Unidas, del Ejército, de la policía y a la ciudadanía, causando la muerte de unas 150 personas, para tratar de aplazar el asalto del Ejército.

La explosión del viernes ocurrió a las puertas de una comisaría de la Agencia Central de Investigación de la policía en la capital de la provincia de la Frontera del Noroeste, una vía de entrada de los suministros estadounidenses al vecino Afganistán.

"Estaba en el lugar minutos después (de la explosión) y ayudé a retirar los cadáveres. Estaban realmente en mal estado", dijo el vecino Mohammad Rizwan.

La policía indicó que una mujer parecía estar implicada en el ataque, mientras que el ministro provincial de Información, Iftijar Husain, señaló que el atacante fue en coche hasta la oficina de la policía.

"Se encontró su pierna. No está claro si es un hombre o una mujer", dijo Husain a los periodistas, agregando que entre los muertos había tres policías.

Una fuente del hospital dijo que había 12 muertos. Una mezquita cercana quedó dañada y cerca de una docena de personas resultaron heridas. La televisión mostró a policías llevando a colegas ensangretados al hospital.

El Gobierno dice que la violencia extremista sólo ha reforzado su determinación para derrotar a sus enemigos.

Pakistán, que tiene armas nucleares, está bajo la presión de Estados Unidos para hacer frente al extremismo islámico, mientras el presidente Barack Obama considera aumentar el número de tropas de combate en el vecino Afganistán.

Aviones y artillería atacaron las posiciones de los extremistas en sus bastiones de Ladha, Makin y en la región montañosa de Shahur, en la región de Waziristán del Sur, durante la noche, horas después de matar a 27 activistas en la región en varias ofensivas.

"Podíamos ver humo denso y llamas en el cielo procedente de las cuevas en las montañas después de los bombardeos de los pilotos", declaró un residente cerca de Shahur, que declinó ser identificado.

Oficiales de seguridad dijeron que no tenían información sobre víctimas en los últimos ataques.

Un oficial del Ejército en la región dijo que algunos talibanes estaban intentando abandonar la zona disfrazados antes de la ofensiva.

"Ahora están intentando huir pero hemos estrechado los controles en sus zonas y estamos revisando a cada persona que sale", dijo un responsable militar en Wana, la localidad principal de Waziristán del Sur, donde el Ejército tiene una base.

Alrededor de 28.000 efectivos están en la zona para hacer frente a una cifra estimada de 10.000 talibanes, según fuentes oficiales.

Más noticias de Política y Sociedad