Público
Público

Don Felipe subraya en Harvard el potencial de la identidad compartida con América

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Príncipe de Asturias cerró hoy su visita de un día a Boston con una conferencia en la prestigiosa Universidad de Harvard sobre los fuertes vínculos de España con el continente americano y el potencial cultural, político y económico de esa relación.

Antes de dirigirse de nuevo a Nueva York, donde se desarrolla el grueso de su vista a Estados Unidos, Don Felipe y Doña Leticia tuvieron tiempo de visitar a primera hora de la mañana en Boston la feria biotecnológica más importante del mundo, "Bio 2012", que cuenta con una importante presencia de empresas españolas.

Tras almorzar en la Universidad de Harvard, la más antigua de los Estados Unidos, el heredero de la Corona de España pronunció una conferencia en la Kennedy School of Government del mismo centro educativo, uno de los foros más prestigiosos del país norteamericano y visitado a menudo por mandatarios de todo el mundo.

En el discurso, aseguró que "sin duda, España es una nación americana" y recordó que también el continente de norte a sur comparte una identidad marcada por España y "sigue siendo profundamente hispano".

El Príncipe de Asturias recordó el papel de España en la historia de Estados Unidos y señaló que ambos países "pueden trabajar juntos en todas las Américas por el beneficio de todas las sociedades en esta región y para el nuestro propio".

Acompañado en la sala por su esposa, Doña Leticia, el príncipe bromeó que pese a ser un modesto graduado de la Universidad de Georgetown, en Washington, agradecía la oportunidad de poder dar su discurso en tan prestigioso centro.

En su discurso, pronunciado en inglés, el príncipe repasó la impronta de España en Estados Unidos, al recordar, por ejemplo, que militares españoles contribuyeron a la independencia estadounidense o que la Constitución del 1812 de Cádiz estuvo vigente en territorios que hoy son estados de la Unión.

"Veo a España no solo como un país europeo, americano y mediterráneo, sino preferiblemente uno con un alcance universal", resumió Don Felipe tras enumerar la influencia española desde "el ártico canadiense al Cabo de Hornos" a nivel "histórico, cultural, lingüístico, geopolítico y económico".

El príncipe puso el énfasis en la importancia del español en Estados Unidos, hablado por 50 millones de hispanos, una comunidad que recordó que está en crecimiento y está por delante de España en número de hispanohablantes.

A nivel mundial, señaló que el español es la segunda lengua más hablada tras el chino y por delante del inglés, al ser utilizada por 500 millones de personas, especialmente en el continente americano, por lo que "el español es esencialmente un idioma americano".

El Príncipe de Asturias recordó que el idioma de Cervantes es compartido por más de 20 países, lo que "nos permite multiplicar el valor de nuestras transacciones comerciales" y ser un instrumento de una importante industria editorial y audiovisual.

Don Felipe aseguró que "la monarquía española se mantiene profundamente comprometida con la causa de la democracia en toda Latinoamérica" y en la mejora económica y el bienestar de la región.

En cuanto a la evolución reciente de Latinoamérica, Don Felipe recordó que la crisis financiera de 2008 ha tenido como efecto que la economía del subcontinente se haya vuelto "más dinámica", y recordó que el 50 por ciento de la inversión extranjera en la región tiene origen en España.

El heredero de la Corona recordó que también Latinoamérica ha sido clave para la diversificación de la economía española, gracias a que "compañías españolas de todos los sectores decidieron invertir en Latinoamérica cuando aún no era evidente que la región despegaría económicamente".

"Hoy, (Latinoamérica) es una región llena de promesas donde algunas de su más prosperas naciones se han convertido en líderes globales y España está comprensiblemente orgullosa y honrada de haber contribuido en alguna medida a ese progreso", remarcó el Príncipe.

Tras su breve paso por Boston, donde los príncipes saludaron y departieron con empresarios, estudiantes y hasta con viandantes, la comitiva regresa a Nueva York, donde mañana visitarán una escuela de primaria y cerrarán su gira el sábado tras participar en el XVII Foro España-Estados Unidos.

Jairo Mejía