Público
Público

El dueño de Zara paga 400 millones a FCC por su joya inmobiliaria

Ortega presentó la mejor oferta y se cerró la mayor operación inmobiliaria de toda la crisis

SUSANA R. ARENES

Había varios pretendientes para Torre Picasso, uno de los edificios más emblemáticos de Madrid, y al final el dueño del imperio Zara, Amancio Ortega, ha resultado ser el mejor postor. Presentó la mejor oferta a la empresa de construcción y servicios, FCC, la propietaria de la torre: 400 millones de euros. Los fondos de inversión interesados quedaron descartados y, tras varias semanas de proceso, se firmó ayer la venta.

Es un negocio win-win, como se diría en jerga empresarial, porque ganan las dos partes. FCC, la constructora que controla Esther Koplowitz, consigue así plusvalías de 180 millones, como detalló ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Se trata de una buena inyección que vendrá bien justo antes de cerrar las cuentas del año. La torre había servido como garantía en 2009 para un crédito de 250 millones que el BBVA concedió a la empresa.

El presidente de FCC, Baldomero Falcones, ya dijo en la última Junta de Accionistas que el grupo estaba abierto a vender la torre si había una buena oferta. Esta se concretó ayer.

Ortega, por su parte, logra dar destino a parte del dinero que obtuvo tras liquidar sus sicav hace un año (sociedades que sirven para que las grandes fortunas paguen menos impuestos). Quienes le conocen aseguran que le gusta invertir en bienes tangibles. De hecho, las grandes inversiones que ha llevado a cabo en el último año y medio están en el sector inmobiliario, pero no en pisos ni suelo, sino en edificios emblemáticos que luego rentabiliza alquilándolos.

Se trata de la mayor operación imobiliaria que se cierra desde que empezó la crisis, en 2008. La última la protagonizó el Santander a principios de ese año con la venta de la Ciudad Financiera de Boadilla, en Madrid, por 1.900 millones. Meses antes, Ortega compró edificios históricos a este banco por 500 millones.

Además, FCC se anota otras dos alegrías de fin de año. Ha vendido por 60 millones sus sedes en Madrid y en Barcelona. Y, por otro lado, ayer completó la venta, acordada en julio con dos fondos de capital riesgo de la firma N+1, del 25% de Estacionamientos y Servicios (Eyssa), filial que gestiona más de 120.000 plazas de aparcamiento en superficie reguladas. Ahora, la constructora recibe los 7,8 millones pendientes del total 13,5 millones de la operación .

Más noticias de Política y Sociedad