Público
Público

La economía española se estanca en el tercer trimestre

Entre julio y septiembre el PIB registró un crecimiento nulo. En el último año creció un 0,7%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Producto Interior Bruto (PIB) registró un crecimiento nulo durante el tercer trimestre del ejercicio, según consta en el boletín económico del Banco de España.

El regulador explica que las estimaciones realizadas a partir de la información disponible, 'todavía parcial e incompleta', señalan que en el tercer trimestre el PIB habría registrado una tasa de variación intertrimestral nula, situando su tasa interanual en el 0,7%.

'La información disponible para el tercer trimestre apunta a que esta pauta de debilitamiento habría proseguido en los meses centrales del ejercicio, en un entorno marcado por el agravamiento de la crisis de la deuda soberana de la zona del euro', explica la institución que gobierna Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

De acuerdo con el organismo supervisor, el estancamiento es achacable a la demanda nacional, que cayó el 0,7 % trimestral, lastrada por la contracción de la inversión en construcción y por el intenso descenso del gasto público.

El consumo de los hogares siguió mostrando 'cierta atonía', ya que sólo avanzó una décima entre julio y septiembre. Por el contrario, el sector exterior aportó ocho décimas al crecimiento trimestral, dos décimas más que en el trimestre anterior, gracias al empuje de las exportaciones de bienes y de turismo. 

El Gobierno ya ha asumido que sus previsiones de crecimiento para 2011 no se van a cumplir

No obstante, el Banco de España explica que estas tasas han de tomarse 'con más cautela de lo habitual por las diferencias estadísticas que puedan surgir con el cambio de la base de la Contabilidad Nacional'.

En el segundo trimestre del año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la economía española creció un 0,2% en tasa intertrimestral y un 0,7% en interanual.

Las previsiones oficiales del Gobierno apuntan un crecimiento para el conjunto del año del 1,3%, aunque la propia ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, reconoció que cada vez es más difícil que se cumpla.

 

El déficit por cuenta corriente se situó en 30.370,5 millones de euros en los ocho primeros meses del año, lo que representa un descenso del 12,6% respecto al mismo periodo del año anterior, según datos del Banco de España. Esta evolución recoge el favorable comportamiento de los saldos comercial y de servicios y, en menor medida, de transferencias corrientes, que compensaron la ampliación de los déficits de rentas.

El déficit acumulado de la balanza comercial en el periodo enero-agosto de 2011 se situó en 27.543,8 millones de euros, también inferior a los 31.917,9 millones en el mismo período del año anterior, en un contexto de dinamismo de los flujos comerciales, tanto de las importaciones como especialmente las exportaciones (11,4% y 18% en tasa interanual, respectivmente). El saldo negativo del componente no energético se redujo un 76%, mientras que se amplió el déficit energético (aproximadamente un 19%).

Más noticias en Política y Sociedad