Público
Público

La ecotasa entra en el debate del ajuste fiscal

El Gobierno contempla los impuestos de carácter medioambiental dentro de su proyecto de economía sostenible y como baza para la negociación presupuestaria

PÚBLICO

En poco más de veinticuatro hora el Gobierno desvelará la subida de impuestos que escoltarán los Presupuestos para 2010. El ajuste fiscal que planea el Gobierno se ha convertido en el eje sobre el que está girando el debate económico y político, al que se han sumado, como invitado de última hora, los impuestos de carácter medioambiental.

Según diversos medios, el Gobierno estaría barajando también introducir algún tipo de tasa o de recargo sobre los combustibles, similar al impuesto sobre CO2 que acaba de anunciar Francia. Los expertos señalan que el nivel en que se encuentra actualmente el gravamen sobre los carburantes, muy por debajo de la media comunitaria, permite añadir cargas con un propósito ambiental.

El bajo nivel del impuesto de las gasolinas permite un recargo ambiental

El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, avivó ayer el debate y las especulaciones sobre los planes del Ejecutivo al mostrarse a favor de una medida en ese sentido. "Yo, personalmente, lo veo bien", dijo en responsable de Política Territorial en un encuentro con periodistas.

Fuentes de la Administración apuntaron que las posibles actuaciones en el terreno de la fiscalidad verde se contemplarán en la Ley para la Economía Sostenible, que el Gobierno prevé aprobar a mediados de octubre (y para la que algunos grupos de la oposición auguran una larga tramitación parlamentaria). No se descarta, tampoco, que algunas medidas en este sentido se pongan sobre la mesa en la negociación de los Presupuestos con los grupos del Congreso.

IU-ICV, por ejemplo, ha presentado una extensa iniciativa parlamentaria, con cerca de una veintena de medidas sobre tributación ambiental, que contempla tanto elevar la carga fiscal sobre las actividades más contaminantes como bajar los impuestos a los que ahorren energía o sean respetuosos con el entorno. El grupo de izquierda ha trasladado su propuesta al Gobierno, y todavía no ha recibido ninguna respuesta.

El Gobierno insiste en que la subida fiscal prevista será "moderada"

Hasta ahora, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha descartado que los presupuestos puedan recoger algún impuesto verde. El Ministerio de Economía y Hacienda cree que sería aconsejable esperar y no adelantarse a la propuesta sobre la fiscalidad ecológica en la que está trabajando la Comisión Europea. Sería, así, un asunto sobre el que se podría avanzar durante el semestre de presidencia de la UE que ostentará España a partir del 1 de enero.

El Ejecutivo insiste en que el ajuste fiscal que explicará mañana, tras el Consejo de Ministros que aprobará los Presupuestos para 20101, será "moderada". El jueves, en Nueva York, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apuntó la subida de impuestos representará alrededor del 1% del PIB, esto es, unos 10.000 millones de euros. En el último debate sobre la crisis, a principios de mes, Zapatero apuntó que la subida de la presión fiscal sería en 2010 equivaldría a 1,5 puntos de PIB, y no negó las palabras del líder del PP, Mariano Rajoy, en las que censuraba que el alza de impuestos fuera de 15.000 millones.

Dentro de la nueva cifra puesta sobre la mesa por Zapatero encajan las medidas que se dan por prácticamente seguras dentro del ajuste fiscal: unos 6.000 millones por la supresión de la deducción de 400 euros en el IRPF; más de 4.000 millones con la subida del IVA; y unos 900 millones con elevación de la fiscalidad sobre los rendimientos del capital.

Fuentes de la Administración y del PSOE no descartan que el Gobierno se esté guardando alguna media sorpresa que desvelaría mañana. Aquí estarían las posibles medidas sobre las rentas más altas o sobre las patrimonios elevados, como el aumento del gravamen que soportan las Sicav, el instrumento de ahorro de las grandes fortunas.

Más noticias de Política y Sociedad