Público
Público

Ecuador no explotará el petróleo amazónico a cambio de 350 millones dólares al año

EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, presentó hoy al Ministerio francés de Ecología su proyecto Ishpingo-Tambococha-Tiputini (ITT) para no explotar las reservas petrolíferas en la Amazonía, a cambio de que la comunidad internacional compense a su país con 350 millones de dólares anuales.

Correa, que dijo que París había acogido con gran entusiasmo esa iniciativa, se entrevistó con el titular de Ecología, Jean-Louis Borloo.

Para el desarrollo de ese proyecto, el presidente ecuatoriano exige a la comunidad internacional "co-responsabilidad" para que, al menos, compense la mitad de los ingresos que Ecuador percibiría si explotase ese yacimiento, con reservas superiores a los 900 millones de barriles.

El jefe del Estado de Ecuador calculó que su país debe ser compensado con 350 millones de dólares anuales, la mitad de lo que podría obtener de esas reservas durante "varias décadas".

"Estamos dispuestos a renunciar a gran parte de esa cantidad de dinero y de recursos financieros tan necesarios para el desarrollo de nuestro país a cambio de evitar quemar más combustibles fósiles, de mayores afectaciones al clima mundial y de preservar esa zona de tanta diversidad", comentó.

Correa aseguró que es una iniciativa "tremendamente desafiante y hermosa" y también el principal proyecto de su Gobierno, en el que ha puesto "mucha esperanza y mucha fe".

Se trata de una "ruptura con la política energética y con la lógica económica tradicionales", añadió, porque es hora de que "se compense la generación de valor y no sólo la generación de mercancías".

A diferencia del petróleo, que es un bien privado por el que hay que pagar, Correa admitió que el medio ambiente es un bien público, pero también permite a Europa disfrutar de la riqueza ecológica "que genera ese pulmón del planeta llamado Amazonía", sin que Ecuador reciba compensación alguna.

Manifestó su deseo de que esta iniciativa "tenga éxito", pero afirmó que, en caso contrario, Ecuador ser verá obligado a "explotar esas reservas para el desarrollo del país".

Añadió que "los países desarrollados ya depredaron su medio ambiente, gozan de altísimos niveles de vida y nosotros todavía tenemos grandísimos problemas por resolver".

Los pobres de Ecuador, afirmó, "contestan con toda legitimidad: ya basta, déjennos morir contaminados como los ricos. Déjennos morir ricos".

Por su parte, la secretaria técnica de la iniciativa ITT, Juana Ramos, también presente en esa reunión, explicó que corresponde a Quito elaborar los mecanismos de financiación del proyecto.

Entre las opciones que barajan figura la emisión de un bono "redimible" al pagador en caso de que Ecuador "decidiera explotar el crudo" en el futuro.

Más noticias de Política y Sociedad