Público
Público

EE.UU. busca convencer a sus aliados para que mantengan el apoyo a la guerra en Afganistán

EFE

El Gobierno del presidente Barack Obama, inmerso en un proceso de consultas para determinar la estrategia en Afganistán, trata de convencer a sus aliados para que mantengan su apoyo en la guerra.

El secretario de Defensa, Robert Gates, comienza hoy una gira que le llevará a Japón, Corea del Sur y Eslovaquia, en una misión que se centrará en parte en pedir a los aliados que continúen sus contribuciones.

Tokio tiene planeado retirar dos buques cisterna que mantiene en el océano Indico y que daban servicio de reavituallamiento a las tropas que se dirigen a Afganistán.

El vicepresidente, Joe Biden, tiene también previsto viajar esta semana, a Europa del Este, donde además de tratar en Polonia y la República Checa el abandono del plan para erigir en esos países un escudo antimisiles abordará también la cuestión de Afganistán.

El propio Obama, que se ha reunido en cinco ocasiones en las últimas semanas con sus asesores para tratar de diseñar una nueva estrategia para la guerra, ha abordado el asunto esta semana con los presidentes de Francia, Nicolas Sarkozy, y Turquía, Abdullah Gul, así como el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro británico, Gordon Brown.

El presidente estadounidense trata de decidir si escucha la recomendación del general al mando de las tropas aliadas en Afganistán, Stanley McChrystal, que ha pedido refuerzos en torno a los 40.000 soldados.

En la actualidad, EEUU mantiene cerca de 65.000 soldados en el país centroasiático, la mayor cifra desde el comienzo de la guerra hace ocho años.

La situación se ha complicado aún más si cabe debido a la incertidumbre sobre los resultados electorales definitivos en Afganistán.

Los resultados iniciales de los comicios del 20 de agosto dieron la victoria por mayoría absoluta al presidente Hamid Karzai frente a su rival Abdulah Abdulah, lo que hacía innecesaria una segunda vuelta.

Pero las acusaciones generalizadas de fraude forzaron un recuento, cuyos resultados se esperan de manera inminente y todo apunta a que dejarán el porcentaje de votos para Karzai por debajo del 50 por ciento, lo que forzaría a celebrar una segunda vuelta o a negociar la formación de un gobierno entre el presidente y Abdulah.

Una segunda vuelta electoral no podría celebrarse antes de la primavera, debido a la dureza del invierno afgano.

En este sentido, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, indicó hoy que Obama no tiene intención de pronunciarse acerca de posibles refuerzos para Afganistán hasta que no esté claro cuál será el próximo Gobierno en ese país y que está dispuesto a colaborar con los aliados.

"Sería irresponsable tomar una decisión sobre niveles de tropas si no se ha hecho un análisis exhaustivo de si de verdad contamos con un socio afgano dispuesto a llenar el espacio que crearían los soldados estadounidenses, y a ser un verdadero socio en el gobierno", declaró Emanuel en declaraciones a la cadena CNN.

"Es necesario contar con un socio afgano creíble y legítimo a los ojos de su pueblo", agregó el jefe de Gabinete.

Según Emanuel, Obama tiene previsto continuar a lo largo de la semana entrante y la siguiente su proceso de consultas con su equipo de seguridad nacional.

En un sentido similar al del jefe de Gabinete se manifestó el senador John Kerry, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y quien se encuentra en Kabul para una misión de recogida de datos a la espera de que se publiquen los resultados del recuento.

En declaraciones a las cadenas CNN y CBS, el senador opinó que "sería completamente irresponsable por parte del presidente estadounidense comprometerse a enviar más tropas cuando ni siquiera ha terminado el proceso electoral y no sabemos quién será el presidente ni con qué tipo de Gobierno vamos a trabajar".

La violencia no ha dejado de aumentar en Afganistán y McChrystal advierte que si no recibe esos refuerzos la guerra podría quedar perdida el año próximo. El sábado la OTAN anunció la muerte de tres soldados estadounidenses al estallar una bomba de fabricación casera.

Más noticias de Política y Sociedad