Público
Público

EEUU apoya la integridad territorial y las reformas democráticas en Georgia

EFE

El secretario de Estado adjunto para Asuntos Europeos y Euroasiáticos de Estados Unidos, Philip Gordon, aseguró hoy que Washington respalda la integridad territorial de Georgia, pero también las reformas democráticas en este país caucásico.

"EEUU apoya la integridad territorial y su desarrollo democrático. Fui designado hace poco tiempo y la prontitud de mi visita a Georgia demuestra nuestro interés en este país", señaló Gordon en conferencia de prensa.

Gordon adelantó que pronto comenzarán las consultas para la implementación de la Carta de Cooperación Estratégica suscrita en enero pasado por la antigua secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice.

"Nuestra relación se profundizará en consonancia con el contenido de la carta", apuntó, en referencia al acuerdo que pretende fortalecer la cooperación en materia de defensa, comercio, reforma económica, democracia y seguridad energética.

Ese acuerdo es similar al que EEUU firmó en 1998 con las tres repúblicas bálticas -Estonia, Letonia y Lituania- cuando buscaban ingresar en la OTAN, algo que consiguieron finalmente en 2004, año en el que también entraron en la Unión Europea (UE).

El diplomático estadounidense defendió hoy la presencia de observadores de la OSCE en la región separatista georgiana de Osetia del Sur y la prolongación del mandato de la misión de la ONU en la también secesionista Abjasia.

Por otra parte, Gordon, que se entrevistó en Tiflis con el ministro de Exteriores georgiano, Grigol Bakradze, aseguró que EEUU "valora la moderación que están mostrando las autoridades georgianas" frente a las protestas multitudinarias de la oposición.

"Cuanto más se defienda la libertad de palabra y cuanto más democrática sea Georgia, más fiable será como socio para Estados Unidos", comentó.

Su antecesor en el cargo, Matthew Bryza, subsecretario de Estado norteamericano aseguró antes de abandonar el cargo que la política de Estados Unidos hacia Georgia no cambiaría con la llegada a la Casa Blanca del nuevo presidente norteamericano, Barack Obama.

El actual presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, ha sido desde su ascenso al poder en 2003 el principal aliado de Washington en el Cáucaso.

Saakashvili se enfrenta a grandes presiones internas y externas desde la derrota en la guerra con Rusia por el control de Osetia del Sur en agosto de 2008.

La oposición georgiana inició a principios de abril una campaña pacífica de desobediencia civil para forzar la dimisión del presidente y exigir la celebración de comicios anticipados.

Los partidos opositores acusan a Saakashvili de autoritarismo y de ser reelegido mediante fraude, y lo responsabilizan de la derrota en la guerra con Rusia.

Georgia no ha recuperado la estabilidad desde las protestas opositoras de noviembre de 2007, tras lo que Saakashvili decretó el estado de excepción.

Más noticias de Política y Sociedad