Público
Público

EEUU no perseguirá las torturas de la CIA a sospechosos de terrorismo

El fiscal general, Eric Holder, cree que sería injusto enjuiciar a los funcionarios que practicaron técnicas de asfixia simulada

AGENCIAS

El Gobierno de EEUU no promoverá procesos judiciales contra los funcionarios de la CIA que sometieron a prisioneros a técnicas de interrogatorio como la asfixia simulada.

Eric Holder, fiscal general estadounidense, señaló que "sería injusto enjuiciar a hombres y mujeres de gran dedicación que trabajan para proteger a Estados Unidos por una conducta que fue refrendada con antelación por el Departamento de Justicia".

Sus comentarios coinciden con la divulgación de cuatro informes con algunas secciones tachadas que recogen las explicaciones de la Administración del anterior presidente, George W. Bush, para justificar los duros interrogatorios practicados por la CIA.

Tanto el presidente de EEUU, Barack Obama, como Holder han dicho en varias ocasiones que consideran algunas de esas prácticas una "tortura".

Los informes se hicieron públicos a petición de un tribunal de California. El citado tribunal había dado al Gobierno de plazo hasta hoy para publicar los documentos en respuesta a una querella presentada por una organización de defensa de los derechos civiles o bien explicar por qué no podía sacarlos a la luz.

Los autores de los informes son Jay Bybee y Steven Bradbury, que trabajaban como abogados para el Gobierno de Bush (2001-2009). Los informes facilitaron el marco legal para practicar unas tácticas de interrogatorio ampliamente consideradas ahora como tortura, como la asfixia simulada.

Holder agregó que el Gobierno estadounidense defenderá a cualquier empleado de la CIA en cualquier juicio que se emprenda dentro o fuera de EEUU.

Los asesores del presidente Obama señalaron, antes incluso de que éste asumiera el poder en enero, que era improbable que el nuevo Gobierno presentara cargos contra empleados de la CIA por los interrogatorios a los que sometieron a acusados de terrorismo.

Barack Obama afirmó en un comunicado que las técnicas de interrogación disminuyeron la autoridad moral de EEUU.

El inquilino de la Casa Blanca dijo que había autorizado la publicación de los documentos para evitar "una descripción imprecisa de lo que ocurrió", lo que "alentaría presunciones erróneas e inflamatorias de las medidas adoptadas por EEUU".

Obama recordó que prohibió esas tácticas porque "disminuyen la autoridad moral de EEUU y no hacen que estemos más seguros".

Más noticias de Política y Sociedad