Público
Público

¿El ejercicio evita las decisiones económicas riesgosas?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Genevra Pittman

Un estudio sugiere que laspersonas tenderían a no tomar decisiones económicas riesgosasinmediatamente después de hacer ejercicio, aunque los autoresaún ignoran qué cambios psicológicos o fisiológicos podríanexplicar ese efecto.

Una pista serían las diferencias de género. Un análisissecundario de los datos demostró que el ejercicio influyó en lasdecisiones de los hombres, pero no en las de las mujeres.

"En el mundo económico, a mayor riesgo, mayores ganancias",dijo el doctor Scott Collier, autor principal del estudio, de laAppalachian State University, en Boone, Carolina del Norte.

"Los hombres del estudio tomaron más decisiones después dehacer ejercicio; las mujeres no cambiaron", agregó.

Collier y su alumna Kaylee Davis presentaron los resultadosen la reunión anual del Colegio Estadounidense de MedicinaDeportiva, en San Francisco. El estudio incluyó a 18 personas(de unos 42 años) que respondieron una encuesta de 40 preguntaspara determinar qué nivel de riesgo económico estaban dispuestosa asumir o no en tres escenarios.

Antes de la encuesta el segundo día, los participantescorrieron 30 minutos en una cinta al 65 por ciento de su máximacapacidad de consumo de oxígeno o VO2.

Entre la primera y la tercera evaluación, el equipo observóque los participantes tendían a no querer asumir riesgosasociados con las ganancias monetarias.

Pero el segundo día, inmediatamente después de hacerejercicio, los participantes se mostraron más propensos a tomardecisiones monetarias más arriesgadas que el primero y el tercerdía.

En los resultados que no se presentaron en la conferencia,aquella relación fue más robusta entre los hombres, peroinexistente entre las mujeres.

Collier dijo que después de hacer ejercicio, el valor deriesgo de los hombres bajó de 23 a 11,5 y luego regresó al valorinicial de 14,89 (max=40, a mayor valor, más rechazo al riesgo).

En cambio, el valor casi no varió en las mujeres: pasó de19,75 a 18,65 después de hacer ejercicio.

Davis y Collier señalaron que el próximo paso serádeterminar por qué el ejercicio afecta la propensión a asumirriesgos o no, en especial en los hombres. Las posibilidadesincluyen la liberación de serotoninas y dopaminas durante elejercicio o la cantidad de sangre que fluye al cerebro, segúndetalló Davis.

Collier dijo que es posible que los hombres produzcan unamayor cantidad de neurotransmisores que las mujeres durante elejercicio, lo que explicaría la diferencia en las respuestas.

"Los hombres tienden a asumir más riesgos que las mujeres",dijo el doctor Craig Fox, que estudia la teoría de la decisiónen la Escuela de Administración Anderson de la University ofCalifornia, en Los Ángeles. "Existen estudios que asociaron latestosterona con las conductas más riesgosas", agregó.

Un interrogante es si el ejercicio aumenta los niveles detestosterona en los hombres, pero no en las mujeres, lo quepodría comprobarse en muestras de saliva, señaló Fox, que noparticipó del estudio.

Collier dijo que el equipo analizará imágenes del cerebroobtenidos por resonancia magnética funcional durante la toma dedecisiones para comparar las respuestas de los hombres y lasmujeres.