Público
Público

Ejercicios de fuerza reducen debilidad en manos y brazos por ACV

Reuters

Por Joene Hendry

El entrenamiento conejercicios de fuerza mejora la función de la mano y el brazo enlas personas que sufrieron un accidente cerebrovascular (ACV)sin aumento de la espasticidad o el dolor muscular, concluyó unanálisis de datos combinados de varios estudios.

El ACV debilita los músculos y causa espasmos y doloresmusculares pasajeros.

Existe una controversia en cuanto al uso de los ejercicioscon pesas en pacientes con ACV; algunos expertos sospechan quereforzar los músculos debilitados por un ACV aumentaría laespasticidad y el dolor.

Pero eso no es lo que descubrieron las doctoras Janice J.Eng y Jocelyn E. Harris, de la University of British Columbia,en Vancouver, Canadá.

Las investigadoras analizaron los resultados de 13 estudiossobre cómo los ejercicios de fuerza, comparados con ningunaintervención física, afectan la fuerza y la función del brazoen 517 pacientes con discapacidad leve a moderada en los brazostras un ACV.

En promedio, el entrenamiento muscular duró una hora, dos otres veces por semana, durante cuatro semanas, aunque huboperíodos de entrenamiento de hasta 19 semanas. En la mayoría delos casos, los participantes usaron pesas pequeñas, bandas ypesas con poleas para formar los músculos.

Los resultados combinados sugieren que "los ejercicios defuerza no aumentan la espasticidad", dijo Eng a Reuters Health.En cambio, fortalecer los músculos reduciría el problema.

Ningún estudio analizado informó efectos adversos y enaquellos en los que se había medido la espasticidad antes delentrenamiento, no se registró un aumento de los espasmosdurante la actividad.

En seis estudios, sobre un total de 306 participantes, elentrenamiento mejoró de manera moderada o alta la fuerza depinza en la mano, informaron Eng y Harris.

En tanto, en 11 investigaciones con 465 participantes, elentrenamiento mejoró levemente la función del brazo.

Pero cinco estudios sobre 210 participantes no registraronmejoría alguna en las actividades diarias, como levantarobjetos pequeños.

Este resultado, dijo Eng, exige un nuevo análisis de lasestrategias de rehabilitación de pacientes con ACV para"garantizar que el entrenamiento de fuerza no sólo mejore lafunción, sino también las actividades cotidianas".

FUENTE: Stroke, enero del 2010

Más noticias de Política y Sociedad