Público
Público

Elche quiere el legado de Miguel Hernández pero gratis

La memoria del poeta irá a Quesada (Jaén), tierra natal de Josefina Manresa, su mujer. Los estudiosos del poeta acusan al consistorio ilicitano de “despreciar” la figura del poeta.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ayuntamiento de Elche quiere mantener el legado del poeta en la ciudad , pero no quiere pagar ni un euro a la familia en concepto de cesión del legado. “El legado ha estado durante 28 años en Elche y hasta 2010 lo ha hecho de manera gratuita. Las puertas de la ciudad están abiertas a la memoria del poeta pero en las mismas condiciones que antes”, señalaron fuentes del consistorio ilicitano a Público.es.

En este sentido, el Ayuntamiento de Elche señala que los únicos motivos que le han llevado a rescindir el convenio con la familia del poeta son “económicos” y no “ideológicos” como apunta la familia. “El equipo de Gobierno no entiende cómo es posible que el legado vaya ahora gratis a Jaén y a nosotros nos pidan tres millones de euros”, añadieron estas fuentes del consistorio.

La posición del Ayuntamiento de Elche y su alcaldesa, Mercedes Alonso (PP), no se sostiene cuando se recurre a los contratos firmados entre la viuda de Miguel Hernández (Josefina Manresa), primero, y su nuera, Lucía Izquierdo, después. Hasta la fecha, todos los convenios establecidos contemplan una cuantía económica para la familia y, en el último convenio no se contempla la cifra de tres millones de euros sino que recoge la cantidad de 150.000 euros anuales durante 20 años para poner en marcha la Fundación Miguel Hernández y 7.000 euros mensuales a la familia en concepto de cesión del legado y promoción pública del poeta.

“Mercedes Alonso se esconde bajo el escudo económico para tratar de esconder que han roto el legado por motivos ideológicos . Si quieren realizar una difusión cultural de la obra es normal que se necesiten inversiones, pero estas pueden proceder de los ingresos del propio funcionamiento de la Fundación”, explica Lucía Izquierdo a Público.es. En el primer contrato, firmado en 1986, el Ayuntamiento de Elche se comprometía a pagar 50.000 pesetas mensuales (aproximadamente 780 euros teniendo en cuenta el IPC) más todos los gastos relacionados con la educación de los nietos del poeta desde la educación primaria a la universitaria en cuaquier país del mundo. En el segundo, suscrito en 2002, el consistorio debía pagar 108.000 euros mensuales para la gestión del archivo.

En el tercer convenio, firmado en 2010, y que fue cancelado de manera unilateral por el consistorio ilicitano, se preveía la creación de una Fundación, dotada de 150.000 euros anuales, para la difusión cultural de la obra, llevar a cabo publicaciones y la creación de un museo. “Ese dinero no debía proceder de los impuestos de los ilicitanos como dice la alcaldesa sino de la ayuda de empresas privadas, organismos públicos y del dinero que genere el legado del poeta. Y de esos beneficios, como es natural, debían pagar a la familia una parte”, explica Lucía Izquierdo.


“¿Cómo no va a ser ideología los motivos que han llevado al Ayuntamiento a romper el convenio? Durante la campaña electoral (mayo 2011), Mercedes Alonso (entonces candidata del Partido Popular a la alcaldía) se hartó de decir que mandaría nuestro contrato a la basura. Nos han humillado, ninguneado y avasallado”, exclama Lucía Izquierdo, que señala que si ha aceptado la oferta de Quesada (Jaén) es porque han propuesto un proyecto cultural “creíble” que dará beneficios y permitirá autofinanciarse. “Nunca hemos pedido dinero de los impuestos de los ciudadanos”, añade.

La noticia del traslado del legado de Miguel Hernández a Quesada , adelantada por Público.es, provocó reacciones en el ámbito cultural y político. La consejera de Educación, Formación y Empleo, María José Català, manifestó el martes, que el Gobierno valenciano intentará 'hacer todo lo posible' para conservar el legado del poeta Miguel Hernández y para 'reconducir' las negociaciones entre el Ayuntamiento de Elche (Alicante) y la familia del autor oriolano. Posibilidad que la familia considera completamente inviable.

El Partido Socialista del País Valencià y Esquerra Unida han lamentado la pérdida del legado en sendos comunicados y acusaron  al gobierno municipal de Elche de 'rechazar' el legado de Miguel Hernández por 'motivos ideológicos'. David Cerdán, secretario general del PSPV-PSOE en la provincia de Alicante,  acusó a la alcaldesa de Elche de 'ejecutar un plan de lapidación ideológica contra el poeta a costa del patrimonio de los alicantinos', plan que calificó como un error histórico.

El catedrático de Literatura en la Universidad de Alicante, José Carlos Rovira, ha mostrado su “tristeza” por la marcha del legado a Jaén. “Me hubiera gustado que continuara en la provincia, pero ante el desprecio demostrado por el Ayuntamiento entiendo que la familia haya tomado esa decisión”, asegura el catedrático, quien añade que el poeta es una de las “figuras más atractivas del siglo XX español” tanto por su “poesía” como por los “valores” que representa.

Por otro lado, Joan Pàmies, el que fuera primer presidente de la Fundación Miguel Hernández y amigo personal de Josefina Manresa, ha dado muestras de su indignación con el Ayuntamiento de Elche a Público.es. El estudioso del poeta ha calificado a la alcaldesa, Mercedes Alonso, de “mentirosa compulsiva” y de mantener actitudes propias de la “época franquista”. “Elche quiere mantener el legado en una cajón encerrado. Si quieren un proyecto cultural tienen que gastarse dinero, pero la familia nunca ha pedido tres millones de euros como ellos aseguran”,  explica Pàmies.

Para este estudioso de la vida y obra del poeta, la actitud del consistorio ilicitano respecto al legado unido a su decisión de quitar del callejero ilicitano a Dolores Ibarruri, La Pasionaria, y de homenajear al último alcalde franquista ilicitano, Vicente Quiles, demuestran que la alcaldesa tiene una tendencia “fascista” que no se corresponde con el Partido Popular. “El Ayuntamiento de Elche ha expulsado a Miguel Hernández. Es un nuevo exilio”, concluye Pàmies.