Público
Público

Un "elemento extraño" pudo permitir que el niño llegara a los barrotes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejero de Educación, José Iribas, ha indicado hoy que, al parecer, pudo ser "un elemento extraño" en el patio el que posibilitó que el niño de tres años fallecido esta madrugada metiera la cabeza entre dos barrotes.

Fue a media mañana de ayer cuando personal de la guardería encontró al pequeño inconsciente y con la cabeza metida entre dos de los barrotes que delimitan el patio del centro.

Trasladado a Pamplona, quedó ingresado en estado "muy grave" en la UCI de pediatría del Complejo Hospitalario de Navarra, donde murió esta pasada noche.

"Las últimas noticias indican que había un elemento extraño sobre el que el niño subió", ha dicho Iribas en declaraciones a los periodistas, en las que ha precisado que de todas formas ésta no es una versión oficial porque la policía judicial está todavía investigando el asunto.

Tras precisar lo que sí se sabe, "desgraciadamente, son las consecuencias", Iribas ha comentado que ayer mismo el servicio de inspección acudió al centro y comprobó que "hay una zona cerrada, opaca, a la posibilidad de que los niños puedan introducir la cabeza" entre los barrotes que conforman un perímetro en el patio pero parece que "la salvó subiendo a un elemento".

Y ha añadido que, aunque él personalmente no conoce la escuela, sabe que entre los barrotes que conforman el vallado que delimita la zona existe "un cierre opaco de madera y que la altura a la que está es la que se entiende que no es alcanzable por los niños", si bien en este caso, ha insistido, "parece que se superó esa altura subiendo a un elemento ajeno al patio".

Al respecto, ha comentado que no tiene constancia de que desde la guardería, de titularidad municipal, se hubieran planteado dudas en algún momento sobre la seguridad de las instalaciones, aunque también ha apuntado que "siempre que ocurre una circunstancia de especial incidencia te hace ser consciente de la importancia que tiene que esté todo en las debidas condiciones, como ocurrió hace unos años con las porterías de futbito".

Asimismo ha señalado que no tiene datos de en qué momento concreto ocurrió el suceso ni tampoco sobre el lugar en el que se encontraban los profesores, si bien ha adelantado que será respetable si la familia decide exigir algún tipo de responsabilidades en función de cuáles hayan sido las circunstancias concretas en las que se ha producido la tragedia.

Una situación "tremenda" para los padres del pequeño, que están recibiendo atención psicológica y ayer estuvieron acompañados por la directora y varios educadores de la guardería, para los que éste es también "un momento muy duro", ha puntualizado.

También acompañaron ayer a la familia la alcaldesa de Tafalla y un concejal, además del propio José Iribas como consejero de Educación y compañero de corporación hace unos años en el Ayuntamiento de Tafalla de un abuelo del menor ya fallecido.

Más noticias en Política y Sociedad