Público
Público

Elena Espinosa dice que no hay novedad en la reforma del vino

EFE

La ministra española de Agricultura, Elena Espinosa, ha explicado hoy que "no hay novedad" en las negociaciones sobre la reforma del sector del vino y que continuarán esta noche y mañana, aunque no habrá acuerdo al menos hasta diciembre, porque la discusión "seria" acaba de "arrancar".

Espinosa celebró una reunión bilateral con la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, y con la presidencia portuguesa de turno de la UE, para acercar posturas sobre la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) vitivinícola.

Al término, la ministra declaró a la prensa que no ha habido cambios y que por el momento sólo había habido "trilaterales" con tres de los 27 países comunitarios.

Las reuniones seguirán esta noche y mañana, los ministros de Agricultura de la UE debatirán sobre la reforma, aunque "es imposible" que haya un acuerdo este mes, según la ministra, porque "la negociación en serio arranca esta noche".

Señaló que la reunión con la CE y con la presidencia consistió en su exposición de la postura conocida hasta ahora, sobre la necesidad de que la reforma respete los intereses de todos los sectores afectados en España.

Recordó que España defiende el mantenimiento de ayudas al mosto o a la destilación para alcohol de uso de boca (utilizado en la obtención de brandy o licores), que la CE pretende suprimir.

Asimismo, la ministra subrayo la importancia de la promoción y del desarrollo del sector en aspectos como el turismo enológico o la vinoterapia.

"La CE y la presidencia se han limitado a una pregunta: si estaríamos dispuestos a que haya un acuerdo en diciembre", subrayó la ministra.

"Creo que hoy arranca la negociación en serio y se mantendrá hasta diciembre o el mes que sea", añadió.

Según fuentes comunitarias, los puntos que deben cerrarse aún y en los que los países están lejos de un acuerdo son: por un lado la prohibición de añadir azúcar al vino, que pretende Bruselas, con el apoyo de España, pero que una mayoría de países rechaza.

Por otro, Bruselas pretende que acaben en 2014 los derechos de plantación que actualmente restringen el cultivo de viñas; en estos momentos se habla de posponer esa decisión hasta 2012, según las fuentes.

Además, un grupo de países entre los que estaría España pretenden que haya un instrumento jurídico para que después de la liberalización de los derechos, las Denominaciones puedan todavía seguir limitando el cultivo de vid.

Más noticias de Política y Sociedad