Público
Público

El embajador sirio abandona la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siria abandonó hoy la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU tras la presentación del nuevo informe de la comisión de investigación sobre el país árabe, que habló por primera vez de "conflicto armado" para definir la situación.

El representante permanente de Siria ante la ONU, Faisal el Hamwi, abandonó la sala del Consejo, asegurando que no estaba dispuesto a "participar en esta politización flagrante, mientras se ataca al pueblo sirio, chupando la sangre de sus mártires".

"La crisis en Siria es una verdadera guerra", dijo el Hamwi, reiterando lo manifestado el martes en un discurso televisado por el presidente sirio, Bacher el Asad.

El embajador anunció que Siria se plantea la suspensión de toda cooperación de su país con el Consejo de Derechos Humanos y el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, y afirmó que la situación es consecuencia de "las operaciones criminales de destrucción de bienes privados y públicos, con respaldo y apoyado desde el extranjero, con armas y medios de prensa sofisticados".

Al Hamwi consideró que existe "un complot universal cuyo objetivo es colmar los sueños de Israel, que es el país de la impunidad por excelencia, sembrando el caos y la hostilidad entre hermanos de un mismo pueblo, fomentado la anarquía y el desorden".

El embajador criticó que se aliente la rebelión al amparo de lo que definió como "esa pseudoprimavera árabe", mientras se permite que "Israel siga colonizando los territorios palestinos ocupados, siga matando al pueblo de Gaza y siga judaizando Jerusalén".

Al Hamwi intervino después de que el presidente de la comisión de investigación de la ONU para Siria, Sergio Pinheiro, presentara la actualización de sus trabajos, afirmando por primera vez que en el país árabe hay "un conflicto armado no internacional".

Es la primera vez que el término "conflicto armado" se emplea en un relato de esta comisión, que advierte de la creciente militarización del conflicto y señala que todo apunta a que la matanza en la localidad de Hula, en la que murieron más de un centenar de civiles, fue responsabilidad del Gobierno.

En referencia la matanza, el embajador sirio afirmó que la comisión "cae en la trampa de tomar partido de antemano, al dramatizar y alejarse de la verdad con exageraciones que rayan en la imaginación".