Público
Público

Enfoque combinado con ECG detecta el enfisema con precisión

Reuters

Por David Douglas

Combinar los resultadoselectrocardiográficos del eje de P y la duración del QRSmejoran el criterio de detección del enfisema, reveló unestudio publicado en American Journal of Cardiology.

"Con nuestro enfoque, los médicos pueden detectarinmediatamente el enfisema. Su predicibilidad es sensible yespecífica", dijo por e-mail el doctor David H. Spodick.

El equipo de Spodick, de la Escuela de Medicina deUniversity of Massachusetts, Worcester, explicó que el enfisemaestá asociado con la verticalización del eje P frontal enmayores de 45 años.

"Las personas más jóvenes y saludables, en especial losniños, tienen orientaciones clave del vector P", precisó elautor principal.

Spodick señaló también que, ya en publicaciones de fines delos 50, él y sus colegas "correlacionaban los cambios en el ECGcon el grado de la enfermedad pulmonar obstructiva".

Ahora, el equipo examinó 50 electrocardiogramasconsecutivos diarios con el ritmo sinusal y el eje de la onda Pde más de 60 grados de pacientes de 65 años en promedio. Loscompararon con los resultados de un grupo similar, pero quetenía un eje de la onda P de menos de 60 grados.

Aquellos con un eje P vertical "tenían una incidenciaenormemente mayor de enfisema que el otro grupo" (86 versus 4por ciento).

La sensibilidad de un eje de P de más de 60 grados fue del96 por ciento y la especificidad, del 87 por ciento.

Con el enfisema, la duración promedio del QRS fuesignificativamente más corta (78 versus 89 ms). La combinaciónde una duración del QRS menor que 75 ms y un eje de P de más de60 grados alcanzó una especificidad del 100 por ciento, aunquela sensibilidad se redujo un 33 por ciento.

Con el QRS menor que 90 ms, la sensibilidad fue del 100 porciento, pero con una especificidad del 43 por ciento.

Esta serie, concluyó Spodick, "es relativamente pequeña yestamos trabajando en una más grande para incluir correlacionescon mediciones del enfisema por resonancia magnética".

FUENTE: Am J Cardiol, del 2011.

Más noticias