Público
Público

Enterradas las dos cooperantes alemanas asesinadas hace una semana en Yemen

EFE

Las dos cooperantes alemanas asesinadas hace una semana en Yemen fueron enterradas hoy en Wolfsburg (norte de Alemania), mientras sigue la incertidumbre sobre el destino de los otros seis europeos secuestrados, un británico, un matrimonio alemán y sus tres hijos de cuatro, tres y año de edad.

Cerca de un millar de personas se concentraron en la parroquia de Emmanuel para despedir a las jóvenes, dos primas, Anita G. y Rita S., de 24 y 26 años, estudiantes de la Biblia y cooperantes en un hospital de la provincia yemení de Saada, como el resto de secuestrados.

Los cuerpos de las dos mujeres fueron hallados junto al de una tercera cooperante surcoreana al día siguiente de su captura, junto con la familia alemana y un ingeniero británico, el viernes día 12, y que al parecer se encuentran en poder de rebeldes chiítas.

El matrimonio alemán, ambos de 36 años, vivía en Yemen desde 2004 y al parecer eran cristianos fervientes, como sus dos compatriotas asesinadas.

En declaraciones hoy al diario berlinés "Der Tagesspiegel", el embajador yemení en Alemania, Mohammed Al-Eryani, daba como muy probable que los seis secuestrados sigan con vida y apuntaba a que esta misma semana podía resolverse el secuestro.

Según Al-Eryani, el Ejecutivo de Saná ya ha recabado "algunos nombres" de los supuestos secuestradores que, en su opinión, se han movido por "motivos religiosos" y por su "odio" al cristianismo.

Los cadáveres de las tres mujeres tenían impactos de bala y heridas de arma blanca y fueron descubiertos en la zona de Akuan, en el este de la provincia de Saada.

Para Al-Eryani, la organización terrorista Al Qaeda no tiene ninguna relación con los secuestradores, que tampoco persiguen una compensación económica.

En su opinión, los secuestradores liberarán a los seis extranjeros cuando se les asegure que todos ellos abandonarán la región y cejarán en su campaña evangelizadora.

Las tres mujeres asesinadas y los padres de los niños trabajaban en un hospital en la región de Saada.

Según el embajador, los secuestradores podrían ser "fanáticos" religiosos independientes o miembros del grupo rebelde chiíta "Yamaa al Huti" que habrían actuado sin conocimiento de sus dirigentes. EFE

Más noticias de Política y Sociedad