Público
Público

ENTREVISTA - Carlos Sainz quiere que el Dakar siga en Sudamérica

Reuters

La pasión del público sudamericano en el Rally Dakar, que en 2010 se volverá a correr en Argentina y Chile, aporta las pruebas suficientes para que la cita siga en el continente americano, dijo el piloto español y bicampeón del mundo de rallis Carlos Sainz.

Sainz, que forma parte del equipo Volkswagen, estuvo cerca de lograr su primer título del Dakar en el debut de la competición en Sudamérica, donde ganó seis etapas.

Sin embargo, un accidente en la antepenúltima jornada, después de que su vehículo se precipitase por un terraplén, le obligó a abandonar la prueba cuando lideraba la clasificación e iba a la cabeza del tramo Fiambalá-La Rioja en Argentina.

"Independientemente de mi resultado, la prueba fue un éxito. Sobre todo, yo destacaría la gran acogida que tuvo el rally, que yo ya me lo esperaba porque conociendo y habiendo corrido el Rally de Argentina conocía de esa afición por las carreras", afirmó el piloto desde España en conversación telefónica con Reuters.

El entusiasmo del público llevó a unos 500.000 espectadores a presenciar la salida en Buenos Aires en enero, mientras que se estima que en Chile unos 60.000 seguidores salieron a ver el paso de los vehículos durante el trayecto Valparaíso-La Serena.

"Desde luego a mí me encantaría (que el Dakar se mantenga en Argentina y Chile), el marco y las posibilidades que ofrece Sudamérica son tremendas", agregó Sainz.

La edición 2010 de la carrera, que contará con seis etapas en cada país y dos jornadas que pasan por ambos países, comenzará con un prólogo el 1 de enero en Buenos Aires y finalizará el 17 del mismo mes con la jornada de clausura en la capital argentina.

La empresa francesa ASO, organizadora del Dakar, también se ha mostrado dispuesta a mantener la carrera en la región, y ha expresado a los gobiernos argentino y chileno su deseo de extender la carrera en ambos países en 2011 y 2012.

El Dakar se trasladó a Sudamérica después de que numerosas amenazas terroristas impidieran realizar su habitual trazado en África en 2008, en la que fue su primera suspensión en varias décadas.

El nuevo recorrido para 2010 otorga un papel protagonista al desierto de Atacama chileno donde, según Sainz, puede definirse la carrera.

"Seguro que sí. Allí se va a jugar la carrera y allí será donde habrá que aspirar al máximo", afirmó el ganador del Campeonato Mundial de Rally de 1990 y 1992.

En esta edición han aumentado de 3 a 5 las etapas en Atacama, zona considerada como la de mayor aridez del mundo.

Volkswagen busca repetir la victoria que logró este año el sudafricano Giniell de Villiers, que permitió cortar una racha de siete títulos consecutivos de Mitsubishi, equipo que se retiró de la competición debido a la crisis financiera mundial.

BMW, RIVAL A BATIR

Este años Sainz sumará su cuarta participación en el Dakar. Como preparación para esta dura prueba, el español ha participado este año, consiguiendo la victoria, en el Rally dos Sertoes en Brasil y en el Rally de la Seda, con tramos por Rusia, Kazajistán y Turkmenistán.

Ambas victorias le permiten afrontar con buenos perspectivas la dura batalla que tendrá con los miembros de su propio equipo, además de la escudería BMW, que entre otros refuerzos ha incorporado al antiguo piloto francés de Mitsubishi, Stephane Peterhansel, campeón del Dakar seis veces en motos y otras tres en coches.

"Hay que contar también con el equipo BMW, que ya el año pasado con (Nasser) Al-Attiyha nos lo puso difícil. Tienen un coche muy rápido y este año con Peterhansel y (el español) 'Nani' Roma, el piloto francés (Guerlain) Chicherit y el argentino (Orly) Terranova, seguro que nos lo pondrán difícil", añadió.

"Nuestra preparación ha ido bien y esperamos conseguir un buen resultado. Llego con un nuevo copiloto español (Lucas Cruz) y creo que la comunicación será mas fluida", afirmó Sainz, que el año pasado estuvo acompañado en el Dakar por el francés Michel Périn.

Volkswagen cuenta además en sus filas con De Villiers, el estadounidense Mark Miller y el qatarí Al Attiyha, que se ha unido al equipo este año.

En su nueva versión, a diferencia de la pasada edición que comenzó por el sur de Argentina, la caravana de vehículos se dirigirá hacia el norte y luego descenderá hacia la zona central para afrontar el tramo final de la prueba.

Más noticias de Política y Sociedad