Público
Público

El enviado de la OEA dice estar "alentado" tras hablar con Zelaya y otros sectores

EFE

El representante del secretario general de la OEA para Honduras, John Biehl, dijo hoy estar "alentado" después de haberse reunido por separado con el depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, y representantes de otros sectores en busca de un diálogo sobre la crisis política de este país.

"La conversación fue excelente, hablamos de todos los temas necesarios; he quedado muy alentado, en el sentido de que es posible ese diálogo", declaró Biehl a los periodistas al salir de la reunión con Zelaya en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

En Zelaya "he encontrado una disposición muy favorable, y como esto también lo he percibido en otros sectores, voy a comunicar esto al secretario general" de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, añadió.

Según Biehl, el depuesto mandatario hondureño, quien está en la embajada desde el 21 de septiembre, fue "absolutamente constructivo, positivo", para integrarse en el diálogo "con la mejor disposición".

El diplomático explicó que sus gestiones son parte de los preparativos de la visita, el próximo día 7, de una misión de cancilleres de países miembros de la OEA, y reiteró que el viernes llegará un grupo técnico para acelerar esa tarea.

Subrayó que "las autoridades del Gobierno en ejercicio han dado todas las facilidades del caso, de muy buena manera", para la llegada de las delegaciones, después de que el domingo rechazara a otros tres miembros de la avanzada, excepto a él.

Biehl dijo esperar que, cuando "los cancilleres de la OEA puedan acompañar esa primera reunión de los hondureños, haya ya una agenda" que "realmente conduzca a una solución global, pacífica, y la violencia en todo el territorio hondureño desaparezca definitivamente".

El enviado de la OEA indicó que, según le han dicho "ambas partes", la agenda estará "grandemente basada" en el Acuerdo de San José, propuesto por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, mediador en la crisis.

La propuesta de Arias incluye el regreso condicionado de Zelaya al poder, amnistía política y un gobierno de reconciliación nacional, entre otros puntos.

Biehl remarcó que el plan de Arias "no está escrito en piedra" y, por tanto, es abierto a lo que "decidirán los hondureños (...), a las modificaciones que ambas partes quieran introducir, las mejoras en las que se pongan de acuerdo".

"Si hay un acuerdo sincero y franco, por supuesto que será respetado por toda la comunidad internacional", apuntó el diplomático, al recordar que la restitución de Zelaya "está en todos los acuerdos internacionales" que hay sobre la crisis de Honduras.

Sobre la legación brasileña, Biehl expresó que tiene "plena fe" en la promesa del Gobierno de facto que preside Roberto Micheletti, de que "jamás Honduras moverá las fuerzas para entrar en esa embajada o para hacerle ningún daño al presidente Zelaya, confío plenamente en esa garantía".

También comentó, en relación a Zelaya y su medio centenar de acompañantes, que "no es una situación fácil vivir una cantidad de gente así en una casa como esa, en ninguna parte".

Pero apuntó que, según le dijeron ellos mismos, su situación "ha mejorado" y están "con mucha resignación, con mucha alegría y con muchas horas para reflexionar y conversar".

Zelaya permanece en la embajada brasileña luego de regresar clandestinamente a Honduras, de donde los militares lo expulsaron tras derrocarlo el 28 de junio.

Más noticias