Público
Público

ERC e IU-ICV presentan sendos vetos en el Senado a las cuentas de 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) e Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya han presentado sendos vetos en el Senado al proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2010.

Estos partidos, integrados en el grupo parlamentario de Entesa Catalana de Progrés, vuelven así a rechazar las cuentas del año que viene, contra las que ya presentaron enmiendas a la totalidad en el Congreso.

ERC, que cuenta con cuatro senadores en la Cámara Alta, señala que los Presupuestos Generales del Estado para 2010 se vuelven a fundamentar, como los de este año, sobre una base "optimista que no coincide con los estudios y las proyecciones elaboradas por diversos organismos internacionales".

Esquerra cree también que las cuentas no contemplan una política fiscal "adecuada a las necesidades del conjunto de la ciudadanía y al contexto de crisis económica que padecemos".

En el texto de su veto, ERC cree que el Gobierno carece de valentía para afrontar el cambio de modelo productivo.

También critica que el incremento del gasto social y la reducción de la inversión que caracteriza las cuentas es un nuevo ejemplo de que el Gobierno "no atiende a las recomendaciones de la cumbre del G-20 que tuvo lugar en Pittsburg".

"Es necesario poner el punto sobre las íes: la de infraestructura, las de I+D+i, la de industria y la de impuestos", añade.

Por su parte, los senadores de Iniciativa per Catalunya, Jordi Guillot, y de Esquerra Unida, Joan Josep Pujals, han presentado un veto de forma conjunta en el que rechazan los Presupuestos porque creen que el Gobierno "parece continuar equivocando el diagnóstico de la crisis" e "ignora los datos económicos que la realidad traduce".

Critican que el Ejecutivo todavía no se haya planteado cambiar el patrón de crecimiento y también ven un "error" la contención de gasto que prevé el proyecto de ley.

Así, señalan que la propuesta del Gobierno dice predicar con una austeridad que se ha acabado "mal entendiendo", ya que se traduce en "recortes en áreas fundamentales", especialmente en lo que se refiere a inversiones que permitan caminar hacia un cambio profundo en el modelo productivo.

Más noticias en Política y Sociedad