Público
Público

ERC prepara el terreno para romper con el PSC

Los republicanos no se ven dando el sí a las ofertas del Gobierno

FERRAN CASAS

El primer tripartito no acabó la legislatura. El PSC echó a ERC del Govern por su no al Estatut. El segundo parece condenado a una suerte similar. Los independentistas preparan ya el terreno para finiquitar el pacto con el PSC si José Montilla no desafía en toda regla a José Luis Rodríguez Zapatero. La causa: un sistema de financiación que, por el márchamo de la negociación, no reducirá en mucho el abultado déficit fiscal catalán.

Pese a todo, la negociación avanza. El Gobierno podría elevar los 9.000 millones para todo el sistema a algo más de 10.000 y compensar a Catalunya con más dinero para prisiones y Cercanías. Una música que empieza a gustar al PSC pero no a ERC.

La cifra anual para Catalunya,que rondaría los 2.000 millones, desagrada a Joan Puigcercós, que vive con la presión añadida del no seguro de CiU al modelo y tendrá problemas para que le sigan los cargos institucionales de su partido.

El Govern se conjuró para afrontar "unido" la decisión de aceptar o no el modelo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) del 15 de julio. Si van juntos, será para decir que no, dada la posición de una ERC nerviosa por su mala perspectiva electoral. Si hay plante en el CPFF, Puigcercós ya ha trasladado a Montilla que entonces deberá "ser consecuente" obligando a los 25 diputados del PSC en el Congreso a romper con el PSOE y vetar en otoño la Ley de Financiación de las Comunidades (LOFCA) y el Presupuesto. Si no lo hacen, ERC dejará de asumir el coste "de un PSC subordinado al PSOE" y habrá elecciones en primavera.

ERC admite que es "improbable" que el PSC zarandee a Zapatero. Ayer, en la sesión de control del Parlament, mientras Puigcercós certificaba la "involución" autonómica operada por el Gobierno y daba por muerta "la España plural", Montilla proclamaba que no hará frentes contra Zapatero, aunque "me pelee con ellos más de lo que desearía", porque sólo serviría para "aupar a Rajoy".

El president pidió calma a ERC e ICV-EUiA y explicó a Josep-Lluís Carod-Rovira y Joan Saura que el acuerdo no está maduro. En el hemiciclo aseguró que las cifras multiplicarán como mínimo por cinco los 250 millones pactados por CiU y PP en 2001. En esta línea, les reclamó "confianza en el Govern, en su firmeza y determinación".

Si el PSC actúa al margen de Esquerra el 15 de julio y el conseller Antoni Castells da el sí al Gobierno, todo se precipitará con más virulencia. Quizás por eso Puigcercós ha iniciado esta semana los trámites para ser nombrado candidato del partido. En todo caso, Montilla hace equilibrios y aguanta la presión porque sabe que sólo será president con ERC.

Más noticias