Público
Público

El escritor José Manuel Parrilla cree que el libro antiguo es un referente social clave

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor José Manuel Parrilla ha asignado hoy al libro antiguo el valor de testimonio y recordatorio que, a través de una tradición literaria de siglos, distingue a las sociedades modernas, caso de los Estados Unidos, de otras más añejas como son la griega, la española o la británica.

Desde Gonzalo de Berceo (siglos XII-XIII) hasta nuestros días, la literatura española "se recrea y ha atesorado un peso y un valor muy importante" del que da cuenta el libro antiguo, sin el cual "todo se vendría abajo", ha explicado hoy a Efe el escritor antes de pregonar en Valladolid la XXIX Feria del Libro Antiguo y de Ocasión.

"Decía Francisco de Quevedo que hablar con los libros es hacerlo y aprovecharse a la vez del cerebro de los muertos", ha añadido antes de recordar que incluso personajes como Napoleón Bonaparte, durante su participación en campañas bélicas como las de Rusia o España, "se hacía acompañar de un carromato cargado con cerca de mil libros".

La persona que lee, ha añadido el autor de novelas como 'Los ángeles ociosos' y 'Ruido de trenes', "ensancha su mundo espiritual y fortalece una base muy grande para el conocimiento".

En su caso como escritor, editor institucional de la Diputación de Valladolid hasta su jubilación y también como lector, la literatura le ha supuesto "un seguro de vida, como cualquier afición", y ha puesto el ejemplo de los numerosos autores longevos que existen.

Parrilla se ha referido en este sentido a los beneficios de la "gimnasia intelectual" que procura el contacto con la escritura y la lectura, por igual en papel o en ordenador (internet), aunque se ha mostrado partidario de "ese carisma y esa pátina" que proporciona el papel a quien lo toma entre sus manos.

Nacido en Valencia "hace muchos años" pero afincado desde niño en Valladolid, Parrilla se siente "hijo del mundo" y al margen de "prejuicios nacionalistas y localistas", guarda aún muchos originales inéditos y se ha definido como un "caballo de carreras de la literatura, un francotirador que ha ido siempre a su aire, sin agremiarse".

"Incitación a la bibliofilia" ha sido el título del pregón que ha pronunciado José Manuel Parrilla en la inauguración de la XXIX Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, delante del presidente de la Diputación, Ramiro Ruiz Medrano; de la concejala de Educación del Ayuntamiento de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva; y de Felipe Martínez, presidente de la Asociación de Libreros de Viejo de Castilla y León (Alvacal), organizadora del certamen.

Unos cien mil títulos diferentes, desde incunables hasta libros actuales pero fuera de catálogo o en oferta, mostrarán y expondrán a la venta los libreros llegados desde Alicante, Burgos, Gijón (Asturias), Granada, León, Madrid, Navarra, Ponferrada (León), Salamanca, Valencia y Valladolid.

Manuscritos, mapas, grabados, litografías, pliegos de cordel, aleluyas, estampas, postales, fotografías y cartelería figuran entre los fondos que hasta el 6 de abril ofrecerán los profesionales en el Paseo Central del Campo Grande de la capital vallisoletana.

Con motivo de la feria se ha editado una publicación facsímil dedicada a la provincia de Valladolid y perteneciente a la "Crónica General de España" que se imprimió en el siglo XIX.

Uno de los ejemplares más singulares que podrá contemplarse en el certamen es una edición ilustrada de El Quijote, fechada en Madrid en 1780, salida de la imprenta de Joaquín Ibarra y compuesta de cuatro volúmenes caracterizados por su exquisita tipografía y artística edición.