Público
Público

El escritor Taibo dice que sólo la ficción puede hacer justicia a la historia de Sebastián San Vicente

EFE

Andaba el escritor hispanomexicano Paco Ignacio Taibo II trabajando en una historia del anarco-sindicalismo mexicano cuando se le cruzó la figura del anarquista asturiano Sebastián San Vicente, un personaje que le subyugó, y al que convirtió en protagonista absoluto de su novela "De paso".

Vuelve ahora Bruguera a reeditar este título, con el que Taibo obtuvo el Café Gijón en 1986, en el que muestra, tal si fuera un diamante, las diferentes caras de la vida de San Vicente, un revolucionario que recaló en el México de los años veinte y del que luego se pierde su pista, aunque defiende que tal como era "seguro que estuvo en la guerra de España, aunque probablemente cambió de nombre".

En una entrevista con Efe, mantiene el también alma de la Semana Negra de Gijón que "sólo la ficción podía hacerle justicia a esta historia", que es, asimismo, "un retrato del puritanismo de un sector de la izquierda de los años veinte, con un estilo monacal que me gusta mucho, muy ligado al sentido del humor".

Como si se tratara de un puzzle, con saltos en el tiempo y diferentes voces, Paco Ignacio Taibo traza en este "De paso" las andanzas de un hombre, del que se conoce su cara gracias a un dibujo en blanco y negro de un antiguo periódico, por el México de los años veinte, persiguiéndole la policía, mientras intentaba organizar la lucha obrera de prostitutas, ferroviarios o trabajadores de fábricas.

La ventaja de la ficción, sostiene el escritor, "es que, independientemente de cómo fuera el hombre, el personaje ahora ya existe" y agrega que "la literatura siempre construye porque construye memoria, como también lo hace el cine".

De Sebastián San Vicente, prosigue, "siempre me interesó que era un personaje que no negociaba con la realidad, alejado del posibilismo, un romántico".

Asimismo, ha querido plasmar el internacionalismo del que estaban empapados muchas personas a principios del siglo XX, tanto de Estados Unidos como de España o Italia. "Era -precisa- un internacionalismo que yo mamé de pequeño en mi casa, donde aprendí que uno es ciudadano del mundo, lo demás es un accidente".

Justamente, Paco Ignacio Taibo II nació en Gijón en 1949 en el seno de una familia izquierdista, que huyó a México en 1958, dejando atrás la dictadura franquista.

Allí, en Distrito Federal, creció el autor de "De paso", donde fue militante estudiantil, prófugo de tres escuelas superiores, profesor universitario y hace más de veinte años fundador de la Asociación Internacional de Escritores Policiacos.

Ahora, vive nueve meses al año en México y otros tres en Gijón, donde dirige desde hace dos décadas la Semana Negra de novela. "Es una combinación que me gusta -continúa- porque me permite tener una pata en cada mundo".

Preguntado sobre si está trabajando en algún nuevo proyecto, indica que está muy metido en la "Verdadera historia del Álamo", en una versión no apta para Hollywood, advierte, porque "contaré lo qué ocurrió allí en 1837 y cómo Estados Unidos construyó el más potente mito norteamericano".

Es un libro que tiene previsto acabar a finales de este año y que le ha llevado mucho tiempo de investigación, especialmente en el sur de Estados Unidos y México.

Por otra parte, aunque no puede hablar todavía de ella, dice que está con una novela "con la que me estoy divirtiendo mucho".

Autor de más de una cincuentena de libros, Paco Ignacio Taibo II -su padre era Paco Ignacio Taibo I- ha ganado en tres ocasiones el premio Hammett, el Internacional de novela Planeta-Joaquín Moritz 1992, el Bancarella italiano y el 813 a la mejor novela policiaca extranjera publicada en Francia.

Más noticias de Política y Sociedad