Público
Público

España toma el mando en la protección del aeropuerto de Kabul

EFE

España tomó hoy de manos de Polonia el mando del aeropuerto civil y militar de Kabul por un período de seis meses con un acto en el que estuvo presente la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien garantizó el esfuerzo del contingente para ayudar a que esta instalación nunca más sea "una puerta abierta al terror".

Chacón presidió el relevo del mando a su llegada a Kabul, en una breve visita que se completa en la base de Herat, al oeste del país, donde España tiene la mitad del millar de soldados desplegados en el país, además de medio centenar de instructores.

La ministra llegó a la capital afgana acompañada del jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general José Julio Rodríguez, y de varios familiares de víctimas del Yak-42, con los que rindió un homenaje a los 62 militares fallecidos en el accidente aéreo en 2003.

El contingente español del aeropuerto, integrado por 66 militares y cuatro guardias civiles bajo el mando del coronel del Aire Rubén García Servet, será el responsable de la operatividad del aeropuerto civil y de la base militar de Kabul hasta el 30 de marzo de 2010.

España estará al cargo de las tareas que se desarrollen en la instalación en materia de seguridad, protección, logística y administración, en la que trabajan en total 350 personas entre militares y civiles.

El aeródromo de Kabul tiene una gran importancia estratégica al ser la principal vía de comunicación del país, cuya red de carreteras y ferrocarriles es muy precaria, y una de las entradas en el transporte de la fuerza de ISAF.

Este relevo se enmarca en el plan de rotaciones establecido por la OTAN para ocuparse de las tareas de seguridad y de control de entrada y salida del país.

A España también le corresponderá hacer frente a la instalación del nuevo cuartel general, el ISAF Joint Command.

Los militares españoles asumen esta responsabilidad en un momento en el que el tráfico aéreo en Afganistán se ha incrementado debido al proceso electoral y al recrudecimiento de los ataques de los insurgentes.

Chacón garantizó el esfuerzo de los soldados españoles para evitar que el aeropuerto de la capital "no vuelva a ser una puerta abierta al terror" como en la etapa de dominio de los soviéticos y los talibanes, sino "un lugar de encuentro entre Afganistán y el mundo".

Para la ministra, del buen funcionamiento de la instalación aérea depende que el país "pueda avanzar hacia la estabilidad y el desarrollo".

El aeropuerto gestiona un tráfico de unos 500 vuelos mensuales y en menos de un mes -apuntó Chacón- transitarán por él más de 15.000 personas que emprenderán su peregrinaje anual a La Meca.

La titular de Defensa se mostró convencida de que la misión española cumplirá con "excelentes resultados" su tarea, "los mismos que han demostrado las Fuerzas Armadas en los más de 20 años que llevan participando en misiones en el exterior".

Desde Kabul, Chacón se desplazó a Herat en un Hércules C-130 para visitar al grueso del contingente español.

Al poco de aterrizar, se subió a bordo de un helicóptero para ir al acuertalamiento situado a unos quince kilómetros de la base de Herat y conocer de primera mano la labor que los instructores españoles que forman dos batallones afganos.

Después de comer con los soldados, la ministra regresará a Kabul y a continuación, a Madrid.

Más noticias