Público
Público

Los estados del Sáhara triplicarán las fuerzas contra Al Qaeda

Reuters

Un mando conjunto creado para coordinarse contra las operaciones de Al Qaeda en el desierto del Sáhara triplicará el número de tropas disponibles en dos años hasta 75.000, según la televisión estatal argelina.

Los países occidentales dicen que a no ser que se adopten medidas decisivas, los insurgentes de Al Qaeda podrían convertir el enorme territorio del Sáhara en un refugio para los extremistas similar al de Somalia o Yemen y utilizarlo para lanzar atentados devastadores.

Tras años de inactividad y de disputas, Argelia, Mali, Mauritania y Níger inauguraron este mes un centro militar conjunto en la localidad de Tamanrasset, en el sur de Argelia, cerca de la zona donde actúan los integristas.

"Ahora hay 25.000 soldados de varios países a disposición del mando de Tamanrasset", dijo el martes el presentador en la televisión estatal. "Esa cifra llegará a 75.000 en 2012".

No se conocen los detalles sobre la autoridad que se ha dado al mando conjunto, y no está claro si dirigirá directamente a los soldados. La región no tiene ninguna fuerza de seguridad colectiva, y cada país actúa de manera independiente.

Los expertos en seguridad dicen que mejorar la cooperación regional es clave para luchar contra Al Qaeda en el Sáhara porque los insurgentes suelen evitar ser capturados cruzando de un país a otro. Aunque hasta ahora no han podido montar ningún ataque a gran escala, diplomáticos occidentales dicen que el dinero que están acumulando con el secuestro de extranjeros les convertirá en una amenaza mayor.

Los integristas suelen pedir recompensas a cambio de liberar a los rehenes. El último secuestro es el de un francés de 78 años y su conductor argelino la semana pasada. Ningún grupo lo ha reivindicado hasta ahora.

Dos cooperantes españoles permanecen cautivos en la zona, Roque Pascual y Albert Vilalta. En noviembre de 2009 fueron sacados junto con Alicia Gámez del vehículo en el que viajaban hacia la capital de Mauritania con un convoy de la ONG Acció Solidaria que llevaba ayuda humanitaria.

Gámez fue liberada en Mali el pasado 10 de marzo, y dijo que sus dos compañeros, de los que no se ha vuelto a saber nada, se encontraban bien. Su secuestro fue reivindicado por la rama de Al Qaeda en el norte de África.

El año pasado, un británico secuestrado en la frontera entre Níger y Mali fue asesinado por sus captores. Los insurgentes también mataron a un cooperante estadounidense en junio del año pasado en la capital de Mauritania y llevaron a cabo un atentado suicida contra la embajada francesa en Nuakchott en agosto en el que tres personas resultaron heridas.

Más noticias de Política y Sociedad