Público
Público

La estafadora de 350 ‘gigolós’ puede ser repatriada

A. M. V.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía apuraban ayer la difícil búsqueda de gigolós dispuestos a asumir su condición de profesionales del sexo recientemente estafados.

Este peculiar cometido tiene por objeto evitar que Sujey Julieth M. C., retenida en un centro de internamiento de extranjeros por un presunto delito de estafa, sea repatriada sin juicio. Esta ciudadana colombiana, detenida la pasada semana en Benalmádena (Málaga), podría ser devuelta a su país sin ser juzgada.

Según informó ayer El Mundo, la detenida estafó más de 250.000 euros a cerca de 350 gigolós que intentaron ejercer su trabajo para una agencia fantasma que ofrecía “buen sexo” con “señoritas adineradas”. Entre todas sus víctimas, sólo un ucraniano se animó a denunciar su peripecia: desembolsó primero 280 euros para ingresar en la agencia y luego 1.500 como prueba de discreción para una clienta que jamás apareció. El resto quiere ocultar unos hechos que se remontan a 2006.

Tras conocer el caso y comprobar la magnitud del engaño, la Policía trató de encontrar a la sospechosa, que huyó de Madrid a tiempo. Sin embargo, cometió una infracción de tráfico en Benalmádena tras la cual se comprobó que residía ilegalmente en España. Fuentes cercanas al caso informaron ayer de que la acusada, de 32 años, tenía otras denuncias por estafa.
Las posibilidades de que sea juzgada aumentarían de aparecer nuevos profesionales del sexo que declaren haber sido estafados, pero la Policía ya ha podido comprobar que eso no es tarea fácil.

Más noticias de Política y Sociedad