Estás leyendo: Esto fue todo, Michael

Público
Público

Esto fue todo, Michael

Artistas, fans y famosos homenajean al rey del pop en el estreno mundial de 'This is it', película que recoge el espectáculo que el cantante quería ofrecer en su última gira

ROBERTO ARNAZ

A las 18.00 horas del martes, un enorme vendaval sacudió con fuerza Los Ángeles. Era Michael Jackson, que había regresado para recibir su última ovación. Los miles de seguidores del rey del pop que se amontonaron a las puertas del Teatro Nokia con motivo del estreno de la película-concierto This is it pensarían que Jacko no habría querido perderse su última función.

El huracán Michael llegó a la ciudad entre cámaras, focos y muchas caras conocidas. Más de 5.500 famosos, artistas y magnates del cine y la música desfilaron por la alfombra roja al ritmo de Thriller, Billie Jean y Black or White. "A él le habría encantado ver esto", aseguró a los medios Amy Pascal, ejecutiva de Sony, poco antes del comienzo de la película. El estudio, a través de su filial, Columbia Pictures, ha invertido 60 millones de dólares en convertir en realidad lo que parecía sólo un sueño: devolver la gira This is it a los fans. De paso, claro, rentabilizar la inversión de la promotora AEG Live y llevarse un buen pellizco por las molestias.

Más de 5.000 famosos desfilaron por la alfombra roja de Los Ángeles

Destacó la presencia de Will Smith, acompañado de su sempiterna sonrisa, y Jamie Foxx, entre otros. Al mundo de la música lo representaron Jennifer López, Kate Perry o Paula Abdul, que participó como bailarina en el Victory Tour de Jackson en 1984. Tampoco faltó a la cita con los flashes advenedizos habituales como Paris Hilton, que estuvo más recatada que de costumbre, vestida de riguroso negro y sin escote. Ni siquiera el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, se perdió uno de los eventos del año en su ciudad.

También hubo rostros serios y gafas oscuras, como las de cuatro de los hermanos del ídolo caído, que llegaron juntos pero sin la presencia de Janet y del patriarca de la familia, Joe. A la salida, Jackie Jackson confesó a los micrófonos de MTV que había sido "una experiencia fantástica, aunque agridulce" por el aún cercano deceso de Michael. "Ha sido increíble volver a verle en acción, trabajando con su banda, sus cantantes y enseñando a los bailarines sus movimientos", explicó emocionada.

"La cinta es sólo un regalo para los fans", dijo Kenny Ortega, el realizador

Uno de los últimos en aparecer en el Teatro Nokia fue Kenny Ortega, realizador de This is it. Él era el responsable de la gira de 50 conciertos que Jackson tenía previsto dar en Londres el pasado verano y que se vieron truncados por la repentina muerte del artista el 25 de junio. Ortega dijo impasible que su homenaje cinematográfico a la estrella del pop no es sino un regalo para los fans. "Teníamos que hacerlo por ellos. Mucha gente tenía entradas para los conciertos y teníamos la responsabilidad de crear una película que les ayudase a comprender cuál era el sueño de Michael. En el proceso, hemos reído y hemos llorado pero ha sido una experiencia sanadora", aseguró.

Ortega, quien además de ser él coreógrafo personal de Michael era su socio creativo, recordó que la única intención del cantante era la de dar la oportunidad a sus fans de volver a verle sobre un escenario. "Los amaba" y era consciente de que eran "los más fieles" de la industria musical. "Me levantaba cada mañana y pedía a Michael que estuviera a mi lado. Pensaba en qué querrían ver los fans, cómo podía hacer de este filme un regalo para ellos", explicó Ortega sobre el proceso de selección de las tomas incluidas en el filme que calificó de "mosaico musical".

Nada en el montaje de la película hace entrever el final fatal de Jackson

Durante dos horas, el filme trata de reconstruir el espectáculo que Jackson quería ofrecer en su gira de despedida. La película fue creada a partir de más de cien horas de rodaje de los ensayos realizados en el Staples Center de Los Ángeles entre marzo y junio de este año, aunque las imágenes estaban destinadas a formar parte de la colección privada de Jackson. Después de su fallecimiento, y a sabiendas del lucro que ofrecerían con una buena campaña, acabaron transformándose en la última entrega de su mediática vida. En la cinta, que hace las veces de recopilatorio de los principales temas de la carrera del artista, se muestra cada uno de los fastuosos shows que acompañarían a Beat it, Black or White, Man in the Mirror, Bad, The Way You Make Me Feel o I Just Cant Stop Loving You.

En ocasiones vital, divertido e incluso juguetón, This is it revela a un músico preparado para todo y entregado a lo que él mismo calificó como su última "gran aventura". También muestra el lado más humano de Jacko, un profesional no muy metódico pero perfeccionista y venerado por los suyos casi hasta el ridículo. Se ve aquí a un hombre tierno y extravagante, que se esconde bajo unas gafas de sol y que no deja de recordar que hay que creer en el amor para salvar el mundo.

Nada en el metraje hace entrever el final fatal del icono. Pese a presentar una extrema delgadez, varios momentos demuestran que aún era capaz de moverse y de emocionar. Su genialidad en el baile y en la voz eran notables para su edad. Según lo que muestra la película, Jackson estaba en plena forma antes de morir.

Sony espera recaudar unos 600 millones de dólares en dos semanas

Mientras, en el interior del Teatro Nokia, situado a muy pocos metros de donde Michael realizó su último ensayo la noche antes de fallecer, los afortunados asistentes al estreno aplaudían y bailaban al ritmo de la música en sus asientos. Los seguidores tampoco se olvidaron de cubrir su mano derecha con un guante blanco con lentejuelas en recuerdo de su ídolo. Además, unas 150.000 personas siguieron en directo el evento a través de Internet. Paralelamente a la proyección de Los Ángeles, se realizaron pases en otras 15 ciudades.

Es seguro que ninguno faltará al estreno mundial del filme, que se proyecta desde hoy en 19.000 salas de cine de todo el mundo. This is it estará en las carteleras durante dos semanas en las que los estudios Sony esperan recaudar 600 millones de dólares, lo que situaría a la producción como la cuarta más taquillera del año hasta el momento. Únicamente Transformers: la venganza del caído, Harry Potter y Ice Age 3 han superado esa cifra en 2009.

Más noticias de Política y Sociedad