Público
Público

Estudiantes aprenden cocina, planchado y bricolaje en curso de supervivencia

EFE

Aprender nociones de cocina, planchado, bricolaje y protocolo para "sobrevivir" a la experiencia universitaria y no fracasar en la aventura de una vida independiente.

Ese es el objetivo del "Curso básico de supervivencia universitaria", un proyecto puesto en marcha por tercer año consecutivo por la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche con el que se pretende enseñar a los estudiantes unos sencillos trucos para que puedan valerse por sí mismos.

Preparar un lomo a la flamenca, planchar una camisa o arreglar un enchufe serán algunas de las lecciones que se impartirán en este innovador taller, cuyos asistentes recibirán también como premio añadido un crédito de libre configuración.

Los dos primeros módulos del curso, cocina y planchado, han contado con la presencia de 24 alumnos.

En la cocina del edificio "Altabix" de la UMH, los estudiantes han preparado un menú compuesto por ensalada de pasta, espaguetis a la carbonara, arroz a la cubana, merluza con crujiente de jamón y queso, lomo a la flamenca y tejas de almendra.

Los platos han sido elegidos por tratarse de recetas "sencillas y rápidas" con las que se enseña a cocinar "un poco de todo", tanto carne como pescado, pasta y arroz, y que, además, "gustan a la gente joven porque es lo que más suelen pedir en cafetería", ha indicado la jefa de cocina, Piedad Escudero.

Ella, junto a la primera cocinera, Isabel Navidad, han enseñado a los asistentes cómo cortar los ingredientes, el tiempo de cocción de la pasta o qué productos combinan mejor con otros.

"Lo que queremos es que los estudiantes aprendan unas normas básicas a la hora de cocinar, para que con cuatro trucos puedan prepararse una comida sana sin acabar recurriendo siempre al bocadillo. Además, se les enseña a comprar bien y a evitar un mal uso de los alimentos para que no se intoxiquen", ha explicado el gerente de la cafetería Altabix, Ramón Orts.

Y tras apagar los fogones toca encender la plancha. Cómo poner la lavadora, no mezclar colores, saber qué tipo de detergente es el más apropiado para cada tejido o cómo dejar impecables los puños y cuellos de las camisas han sido algunas de las nociones impartidas en el curso de planchado.

Una de las universitarias, Laura Rodríguez, ha explicado que comparte un piso para estudiantes y que, al no saber cocinar, suele comer "a base de bocadillos", por lo que aprovechará el curso para tratar de preparar, al menos, "alguna receta fácil y ligera".

Más noticias de Política y Sociedad