Público
Público

Estudio cuestiona uso de fármacos para acidez estomacal infantil

Reuters

Por Amy Norton

El uso de antiácidos comoPrilosec y Prevacid no serviría demasiado en bebés con reflujoácido y hay pocas pruebas también de que lo sería para los niñosy los adolescentes.

Una revisión de estudios publicada en Pediatrics cuestiona lautilidad de los inhibidores de la bomba de protones en niños conenfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Esos fármacos, que suprimen la producción de ácidos en elestómago, incluyen nombres como omeprazol (Prilosec), lansoprazol(Prevacid) y esomeprazol (Nexium).

Prilosec y Prevacid son de venta libre y cada pastilla cuestaunos 50 centavos de dólares. Nexium se vende bajo receta y es máscostoso.

Los autores revisaron 12 ensayos clínicos de esos remediospara la ERGE en bebés, niños y adolescentes. No hallaron pruebassólidas de que calmaran los síntomas del reflujo ácido en losbebés.

En los niños, en cambio, las pruebas fueron algo mejores,pero muy pocas sobre la efectividad y la seguridad del uso deestos fármacos para tratar la ERGE infantil.

Pero esto, según la autora principal, doctora Rachel J. vander Pol, de Emma Children's Hospital, Amsterdam, no significa queun niño nunca deba tomar un inhibidor de la bomba de protones.

Su uso en bebés y niños se justifica según cada caso, perolos padres deben saber que el remedio podría no dar resultado,indicó van der Pol por correo electrónico.

Los inhibidores de la bomba de protones son uno de lostratamientos más comunes para la ERGE infantil, según el doctorSteven J. Czinn, de la Escuela de Medicina de University ofMaryland, Baltimore, y presidente del Comité de SaludGastrointestinal Pediátrica de American College ofGastroenterology.

Czinn, que no participó del estudio, opinó que los resultadosno quieren decir que los padres deban objetar la indicaciónmédica.

Un motivo, explicó, es que existen pruebas de que esosfármacos permiten tratar a los niños con inflamación en la pareddel esófago causada por el reflujo ácido.

"No habría que sacar conclusiones de una revisión de 12estudios", dijo el doctor.

Van der Pol y Czinn coincidieron en que se necesitan másensayos bien diseñados para determinar la efectividad y laseguridad de estos inhibidores en los niños.

En general, en los estudios pediátricos revisados, losfármacos fueron "bien tolerados" en el corto plazo (entre unassemanas y un par de meses).

Los efectos adversos más comunes fueron dolor de cabeza,dolor de panza y diarrea. Un estudio sobre bebés había halladouna elevada tasa de infecciones pulmonares.

En muchos bebés y niños con reflujo ácido se puede evitar lamedicación, según van der Pol y Czinn, ya sea con cambios en laposición al amamantarlos o, en los más grandes, evitar ciertosalimentos que gatillan los síntomas.

Si esto no da resultado, hay más opciones farmacológicas,como los bloqueadores de H2, que además de Zantac, incluyen a lafamotidina (Pepcid) y la cimetidina (Tagamet).

De todos modos, van der Pol señaló que no existen demasiadaspruebas de la efectividad de medicamentos pediátricos disponiblespara tratar la ERGE.

Dos coautores del estudio de van der Pol declararon lazoseconómicos con AstraZeneca, que produce Prilosec y Nexium.

FUENTE: Pediatrics, online 4 de abril del 2011.

Más noticias de Política y Sociedad