Público
Público

Un estudio poblacional asocia la migraña con las piernas inquietas

Reuters

Por Megan Brooks

Por primera vez, un estudiopoblacional demuestra que existe una conexión entre la migraña yel síndrome de las piernas inquietas (SPI).

En una cohorte con más de 30.000 mujeres, la migraña con osin aura estuvo asociada con un significativo 22 por ciento másposibilidad de padecer SPI, según publica la revistaCephalalgia.

El autor principal, doctor Markus Schurks, del Hospital deBrigham y las Mujeres de Boston, y del Hospital Universitario deEssen, en Alemania, dijo a Reuters Health que los médicos"deberían tener en cuenta esta relación entre la migraña y elSPI al tratar a los pacientes con esas enfermedades. Esto loayudaría a elegir el tratamiento adecuado".

El doctor Shuu-Jiun Wang, del Instituto de Neurología delHospital General de Veteranos de Taipei y de la Facultad deMedicina de la Universidad Nacional Yang-Ming, en Taipei,Taiwán, y que no participó del estudio, dijo: "Es el primerestudio poblacional que demuestra que existe una relación entreel SPI y las migrañas en las mujeres (el estudio no incluyóhombres).

"La mayoría de estos resultados se obtuvo en estudiosrealizados en clínicas y hospitales", agregó.

Wang comentó que "ambos trastornos compartirían mecanismosque explicarían la asociación: por ejemplo, el metabolismo delhierro y la vía dopaminérgica están alterados en ambostrastornos".

La migraña y el SPI son enfermedades comunes que afectanespecialmente a las mujeres, según escribe el equipo de Schurks.Aun así, falta evidencia epidemiológica que respalde la relaciónentre ambas.

Entonces, los autores la investigaron en 31.370 mujeres queparticipaban del Estudio de la Salud de las Mujeres (WHS, porsus siglas en inglés) diseñado para analizar los beneficios ylos riesgos del uso de una dosis baja de aspirina y de vitaminaE en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular y elcáncer.

En total, 6.857 mujeres (el 21,9 por ciento) tenían migrañasal inicio del estudio o durante los nueve años de seguimiento.El 23 por ciento (1.579) de ese grupo tenía migrañas con aura,el 35,2 por ciento (2.418) tenía migrañas sin aura, y 1.725tenían antecedentes de migraña.

La razón de posibilidad u OR ajustada según la edad paraesas mujeres fue de 1,35 y esa asociación se redujo trasconsiderar múltiples co-variables, pero se mantuvoestadísticamente significativa (OR 1,22).

La asociación fue similar para la migraña con aura y sinaura, como así también para las nuevas migrañas registradasdurante el seguimiento.

Las migrañas anteriores no estuvieron asociadassignificativamente con el SPI.

"Esto sugeriría que el curso de la enfermedad es importantepara la manifestación del SPI como una comorbilidad", sostienenlos autores.

"Nuestro estudio coincide con informes previos de que laspersonas con migraña son más propensas a padecer SPI que las queno tienen migrañas. Aun así, el estudio es único en su tipo porsu tamaño y su diseño prospectivo", añadieron.

Sin embargo, una de las limitaciones es la composición de lacohorte (mujeres blancas con alto nivel educativo y menores de45 años), lo que limitaría la generalización de los resultados.

El equipo concluye que "dada la alta prevalencia y la cargade ambas enfermedades, se necesitan más estudios poblacionales".

El estudio se realizó con un subsidio del Instituto Nacionaldel Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos. Losautores no manifestaron conflictos de interés.

FUENTE: Cephalalgia, 9 de marzo del 2012

Más noticias de Política y Sociedad