Público
Público

Los etarras Arruabarrena y Garmendia condenados por tercera vez a seis años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Justicia francesa condenó hoy por tercera vez a los etarras Xabier Arruabarrena y Ohiana Garmendia, en esta ocasión a seis años de cárcel cada uno, como "colaboradores privilegiados" de tres dirigentes de la banda y encargados del llamado "departamento de servicios".

Arruabarrena Carlos (41 años) y Garmendia Marín (36 años), encarcelados desde su arresto en los alrededores de París el 25 de junio de 2009, tendrán que pasar en total ocho años y medio y ocho años entre rejas en Francia por la fusión de esta nueva pena con las anteriores, según el dictamen del Tribunal Correccional de París.

La presidenta de la corte, Dominique Piot, recordó al leer la sentencia que a su salida de prisión los dos miembros de la pareja serán expulsados definitivamente de Francia.

Durante el juicio, ambos habían reivindicado su pertenencia a ETA, y aunque Arruabarrena dijo que no daba "ninguna legitimidad" a los magistrados para juzgarle, insistieron en que se tengan en cuenta los llamamientos de la organización terrorista a las autoridades españolas y francesas para abrir un diálogo sobre lo que llamaron "las consecuencias del conflicto".

El fiscal, Benjamin Chambre, puso el acento por su parte en que ETA "es una organización terrorista (...) criminal" que pese a su declaración de alto el fuego definitivo de octubre de 2011 "mantiene la actividad", como lo prueban las "decenas de activistas" que siguen cometiendo infracciones de la ley en Francia.

Chambre señaló que para la banda "la tregua sólo tiene valor en España, no en Francia", y que además "ETA se vio forzada" a declararla porque la acción judicial y policial en los dos países "le ha dado un golpe fatal".

No obstante, advirtió de que "es una tregua obligada que hay que tomar con mucho cuidado" habida cuenta de que en el pasado ETA "ha aprovechado esas treguas para rearmarse".

Por lo que respecta a la quincena de cargos que pesaban sobre los dos encausados, referidos al periodo 2007-2009 y por los que fueron considerados culpables, el representante del Ministerio Público destacó la "gran proximidad" que mantuvieron con tres de los máximos dirigentes de la organización detenidos en Burdeos en mayo de 2008, en concreto Francisco Javier López Peña, "Thierry"; Igor Suberviola Zumalde y Ainhoa Ozaeta Mendicute.

Arruabarrena y Garmendia -subrayó- eran "los principales colaboradores del comité ejecutivo, su correa de transmisión", como lo prueba el hecho de que ocuparon durante 18 meses, hasta la operación policial de Burdeos, un piso franco a poca distancia, en Merignac, desde donde mantenían frecuentes contactos con esos jefes.

En ese momento tenían "un nivel de responsabilidad elevado" en las estructuras de información ("Info"), falsificación ("Fal") y extorsión ("Gezi") de la banda, precisó el fiscal.

Es más, hizo referencia a un documento de Arruabarrena que, con su alias de Ander, se pronunciaba en un mensaje interno a los miembros de la organización en favor de la posición de esos tres miembros de comité ejecutivo (máximo órgano de dirección de la banda) frente al "golpe de Estado" del que era entonces el jefe militar, Mikel Carrera Sarobe, "Ata", que fue al final el ganador.

Una vez que se produjeron las detenciones de Burdeos, la pareja ahora condenada abandonó la vivienda de Merignac -que no fue descubierta por la policía hasta 2009- y su papel operativo en ETA fue menor, de acuerdo con el mismo análisis.

Estuvieron en varios refugios clandestinos en la región de París hasta su arresto en un piso franco de Charenton le Pont, donde se les requisó diversa información en soporte informático, como "una lista de objetivos posibles" para atentados que incluía a concejales del PP, a un policía de Baracaldo o el puerto de Santander.

Los dos habían sido condenados juntos en mayo del pasado año por el Tribunal Correccional de París, él a cinco años y ella a cuatro, por su acción dentro del aparato político entre 2005 y 2006.

Antes de eso, Arruabarrena había sido sentenciado a cinco años en 2009 por su pertenencia al aparato de reserva y Garmendia a cuatro en 2007 por haberse dedicado al reclutamiento de activistas para la banda en 2002.

Más noticias en Política y Sociedad