Público
Público

Un etíope con residencia británica preso en Guantánamo viaja a Londres

EFE

Binyam Mohamed, etíope con residencia en el Reino Unido, viaja a Londres desde de la base de EEUU en Guantánamo (Cuba), donde ha estado detenido cuatro años, según informó hoy su hermana Zuhra.

Una vez en la capital británica, Mohamed será recibido por un médico, sus abogados, familia y amigos, según precisó hoy la organización de ayuda legal Reprieve, que hizo una intensa campaña para conseguir la liberación del retenido.

"Estoy tan contenta, mucho más de lo que puedo expresar con palabras. Estoy tan agradecida por todo lo que se ha hecho por Binyam para que este día pudiera hacerse realidad", señaló Zuhra.

Por su parte, el director de Reprieve, Clive Stafford Smith, manifestó hoy la esperanza de que el Gobierno británico permita la inmediata liberación de Mohamed.

"El es una víctima que ha sufrido más que ningún otro ser humano debería sufrir. Él quiere ir a un lugar tranquilo para tratar de recuperarse", agregó Stafford Smith.

Según sus representantes legales, Mohamed ha querido agradecer a "todos los que en Gran Bretaña han trabajado por su liberación, incluso muchos miembros del Gobierno británico".

La semana pasada, el Gobierno británico y el estadounidense llegaron a un acuerdo para el traslado del joven, de 30 años.

Mohamed llevaba cuatro años encerrado en el campo de detención de Estados Unidos en Guantánamo, y era el último preso con derecho a solicitar su regreso a Gran Bretaña.

El pasado 11 de febrero el etíope puso fin a la huelga de hambre que había empezado el 5 de enero para condenar su situación, tras recibir la visita de un grupo de funcionarios y médicos británicos que negociaban su liberación.

El ministro de Asuntos Exteriores, David Miliband, explicó recientemente que EEUU había aceptado dar prioridad al expediente del joven, cuyo caso ha suscitado gran polémica tras conocerse que fue víctima de reiteradas torturas.

El caso de Mohamed fue objeto de controversia hace unos días después de que dos jueces británicos revelasen que Estados Unidos amenazó con reconsiderar la cooperación en materia antiterrorista con el Reino Unido si una información secreta sobre la supuesta tortura del detenido salía a la luz pública.

Miliband dijo entonces que revelar el contenido de esos documentos contra los deseos de las autoridades estadounidenses podría causar un daño "real y significativo" a la seguridad nacional.

Los documentos detallaban el tratamiento dado por parte de EEUU al preso, quien mantiene además que los servicios secretos británicos fueron cómplices de la tortura.

Mohamed llegó al Reino Unido en 1994 como refugiado y trabajó como conserje en Londres hasta el 2001, cuando viajó a Afganistán y Pakistán para, según sus abogados, superar su adicción a las drogas.

El etíope fue detenido en el 2002 en Pakistán y, según sostiene, fue trasladado por la CIA desde EEUU a una cárcel de Marruecos, donde asegura que pasó 18 meses y padeció torturas.

En 2004, Mohamed fue trasladado a Afganistán, país desde el que se le transfirió a Guantánamo.

Más noticias