Público
Público

La Eurocámara da su respaldo a la Unión por el Mediterráneo planteada por Bruselas

EFE

Los principales grupos políticos del Parlamento Europeo expresaron hoy su apoyo a la fórmula del "Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo" propuesta por la Comisión Europea (CE) para impulsar las relaciones de la UE con sus vecinos del sur.

Los eurodiputados aprobaron con 562 votos a favor y 50 en contra una resolución en la que abogan por dar un "nuevo impulso político concreto" a la cooperación con los socios mediterráneos y respaldan el giro dado por Bruselas a la idea inicial del presidente francés, Nicolás Sarkozy.

En este sentido, la Eurocámara subrayó la importancia de que esta iniciativa se construya sobre la base del vigente Proceso de Barcelona e incluya a todos los Estados miembros, al contrario de lo que defendía el plan inicial de París.

La propuesta de Unión por el Mediterráneo (UPM) de Sarkozy, luego modificada en las instancias comunitarias, sugería cerrar el proyecto a los países del centro y norte de la UE, algo que ya recibió en su momento las críticas de parte de la Eurocámara.

El líder del grupo socialista, Martin Schultz, se felicitó hoy por el hecho de que el Gobierno francés "haya recapacitado y corregido el tiro" y aseguró que la propuesta de la CE "sí está bien planteada".

Gran parte de los eurodiputados que intervinieron en el debate, así como la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, aseguraron que la UPM no supone acabar con el Proceso de Barcelona, sino darle un nuevo impulso.

"No creo que el Proceso de Barcelona esté muerto", aseguró Ferrero-Waldner, quien consideró que éste es "una buena idea que hemos redirigido de forma pragmática".

Ese pragmatismo fue uno de los puntos que más destacaron los eurodiputados, que dieron la bienvenida a los "esfuerzos concretos" planteados por Bruselas, como la intención de poner en marcha autopistas del mar que unan ambas orillas, un Plan Solar Mediterráneo para reducir la dependencia energética y potabilizar agua o retomar el plan para descontaminar ese mar en 2020.

En nombre del Partido Popular Europeo (PPE), Vito Bonsignore subrayó la importancia de este tipo de acciones que hacen "más concreta" la voluntad política de Europa y darán un "mayor impulso" al Proceso de Barcelona.

Ferrero-Waldner aseguró, por su parte, que Europa debe convertirse en "una palanca" para el desarrollo de la orilla sur del Mediterráneo y recalcó que todos estos proyectos tendrán en cuenta la opinión de la sociedad civil, de las ONG y de las empresas de la zona.

En este sentido, abogó por presentar ya algunas iniciativas concretas en la cumbre extraordinaria que reunirá en París el 13 de julio a los líderes de la UE y de los países de las orillas este y sur del Mediterráneo para el lanzamiento oficial de la Unión.

Los eurodiputados y la comisaria coincidieron además en la necesidad de contribuir a la "estabilidad" en la región, clave para la "seguridad y la prosperidad" de la UE y de los países del norte de África y Oriente Medio.

La Eurocámara se mostró favorable a las estructuras propuestas por la CE para la Unión por el Mediterráneo, que incluyen un secretariado permanente y una presidencia conjunta entre un país de la UE y uno del sur mediterráneo, así como celebrar una cumbre de líderes cada dos años.

Sin embargo, varios grupos expresaron su preocupación ante la posible creación de nueva y excesiva burocracia.

Los diputados abogaron por reforzar el papel de la Asamblea Euromediterránea, el componente parlamentario del Proceso de Barcelona, que debe ser quien "dé legitimidad" a toda la relación, según aseguró el socialista español Carlos Carnero.

Respecto a la secretaría permanente propuesta por Bruselas, la Eurocámara votó a favor de que esté integrada en los servicios de la CE.

Más noticias de Política y Sociedad