Público
Público

Europa aprueba la primera vacuna contra la gripe aviar

Visto bueno a la comercialización de ‘Prepandrix’ en los 27 países miembros de la Unión Europea

ANTONIO GONZÁLEZ

Los europeos pueden estar un poco más tranquilos ante la posibilidad de que se desencadene una pandemia de gripe aviar, después de que la Comisión Europea diera ayer el visto bueno a la comercialización de la primera vacuna prepandémica que se aprueba en Europa contra la cepa H5N1. Se trata de Prepandrix, de la multinacional GlaxoSmithKline (GSK), un fármaco que serviría de escudo a la población en el caso de que el virus aviar lograra transmitirse entre seres humanos.

A diferencia de una vacuna convencional, que tardaría de cuatro a seis meses desde el inicio de la pandemia en poder emplearse al fabricarse a partir del mismo virus responsable del brote, la prepandémica otorga protección antes de que la pandemia se declare. Esto se debe a que se confecciona utilizando las cepas víricas circulantes H5N1 que tienen más posibilidades de ocasionar la epidemia, aunque no se puede saber con antelación cuál de ellas en concreto causará el problema.

Según indicó ayer en un comunicado el presidente de GSK Biologicals, Jean Stéphenne, el laboratorio comenzará ahora a “trabajar activamente” con los distintos países comunitarios para ayudarles a proteger a la población “del potencialmente devastador impacto de una pandemia”. En este sentido, fuentes de la multinacional indicaron a Público que esperan que el producto esté disponible en España a finales del primer trimestre de 2009.

Prepandrix, compuesta por fracciones del antígeno del virus H5N1, multiplica por cuatro la generación de anticuerpos en la mayoría de los sujetos contra tres de las cepas de H5N1 más comunes, según los ensayos clínicos realizados.

El laboratorio ya ha firmado acuerdos de comercialización con Estados Unidos, Suiza y Finlandia, y ya en 2007 facturó 183 millones de euros por la venta de este producto. Asimismo, la compañía informó de que, con anterioridad a la aprobación de la vacuna en Europa, ya se había comprometido con la Organización Mundial de la Salud a donar 50 millones de dosis para inmunizar a 25 millones de personas en los países más pobres del mundo, ya que son necesarias dos dosis por paciente.

 

Más noticias de Política y Sociedad