Público
Público

La eurozona se enzarza en un debate sobre la expulsión de Grecia

Se baraja que el dinero del rescate vaya prioritariamente a pagar a la banca internacional

DANIEL BASTEIRO

Qué es más barato, ¿rescatar a Grecia pese a la insuficiencia de sus recortes o expulsarla sin más del euro? La pregunta, que ignora la complejidad de la situación límite de la sociedad helena, se la hacen los responsables de la eurozona desde hace dos años. Ayer, una vicepresidenta de la Comisión Europea la resucitó con una respuesta que se interpretó como un reforzado ultimátum ante la tardanza de las negociaciones sobre el segundo rescate en Atenas. "Si un miembro se va [del euro], no es un drama", aseguró Neelie Kroes, que se encarga de la regulación del sector de las telecomunicaciones en el gabinete que dirige José Manuel Durão Barroso. "Siempre se dice que, si se deja salir a un país o un país pide irse, todo el edificio se derrumbaría. Pero eso simplemente no es verdad", advirtió la comisaria holandesa en una entrevista con el diario Volkskrant.

Sus declaraciones se alinean con las advertencias que en los últimos meses han salido del Gobierno de su país, renovadas ayer por el primer ministro, Mark Rutte. "Somos tan fuertes en el resto de la eurozona que podemos gestionar una salida de Grecia, de una Grecia que se adentra en problemas muy graves" por la falta de acuerdo, dijo. En noviembre, la canciller Angela Merkel señaló la puerta de salida del euro a Grecia y su entonces primer ministro, Yorgos Papandreu, por pretender celebrar un referéndum sobre los recortes. Al final, el único que salió fue el propio Papandreu, pero del Gobierno en el que le sucedió el tecnócrata Lukas Papadimos. Entonces, Barroso citó un estudio que advertía de que una escisión del euro sacrificaría el 50% del PIB y en países como Alemania destruiría un millón de puestos de trabajo.

«Si un miembro se va del euro, no es un drama», dice la holandesa Kroes

Tanto Barroso como el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, negaron ayer que la eurozona trabaje en la organización de la quiebra de Grecia por las continuas demoras en las negociaciones sobre su segundo rescate, dotado con 130.000 millones de euros. "Queremos que Grecia siga en el euro", pretendió zanjar Barroso. "Grecia se quedará en la zona euro porque ninguna otra opción sobre la mesa es factible, ni para Atenas ni para el resto de países de la moneda única", aseguró por su parte Juncker.

Según ambos, no hay "plan B", pero el motivo no es la salud y fortaleza del euro. Todo se resume en echar cuentas. Los rescates de la eurozona no son sino una manera muy imperfecta de alejar a los especuladores de órganos vitales de la moneda única (Italia, España, Francia y Alemania) y la lluvia de millones a cambio de austeridad no es sino la solución más barata. "El salvamento del país, si vuelve al dracma, nos costará montantes inimaginables en fondos estructurales, porque seguirá siendo miembro de la UE. Si Grecia sale del euro, el precio de nuestra solidaridad será todavía más elevado", argumentó Juncker. "El coste de la quiebra de Grecia, el coste de una eventual salida de Grecia del euro, sería mucho más elevado que el coste de continuar apoyando" al país, según Barroso, en referencia a un precedente que colocaría en la diana de la especulación a Italia y a España.

Barroso dice que si Grecia vuelve al dracma, el coste será mayor

Para minimizar los costes, el Eurogrupo debatirá la creación de un fondo bloqueado que exija a Grecia cumplir en primer lugar con sus acreedores, antes de dedicar a ninguna otra partida los fondos del rescate. La iniciativa, cuyas líneas maestras fueron sugeridas el lunes por Merkel y Nicolas Sarkozy, se ganó ayer el apoyo de Bruselas y del presidente del Eurogrupo. El portavoz comunitario de Economía, Amadeu Altafaj, aseguró que Bruselas "está esperando recibir más detalles sobre la propuesta" de Francia y Alemania para "discutirla con los socios en el Eurogrupo". "No es una mala idea", añadió Juncker. Asegurará que "nuestros amigos griegos paguen también sus deudas" en vez de dedicar el dinero del rescate a otras partidas.

Más noticias de Política y Sociedad