Público
Público

Un ex alto de Matas niega contratos fraccionados

La investigación sumarial contradice la declaración del antiguo jefe de prensa

NURIA FELIP

El jefe de prensa de Jaume Matas durante la pasada legislatura admite que realizó varios encargos a la empresa Nimbus pero niega el fraccionamiento de contratos.

Joan Martorell, que compareció ayer ante el juez que instruye el caso Palma Arena, aseguró que mientras ostentaba la dirección general de Comunicación del Govern, se ponía en contacto con la empresa de Miguel Romero cuando “precisaba los servicios de medios de comunicación”. Según Martorell, la firma investigada por presunta financiación ilegal del PP representaba a varios grupos, entre ellos, Recoletos.

En este sentido negó que hubiera recibido “alguna orden o insinuación” sobre la contratación de Nimbus o de otros “contratos mayores o menores” por parte de la ex secretaria general de Vicepresidencia, Jane King, ni del entonces director general de Deportes, José Luis Pepote Ballester.

Parte de la investigación del caso se dirige a aclarar si varios organismos del Ejecutivo adjudicaron contratos a Nimbus sin concurso y si la empresa emitió facturas falsas con sobrecostes sin justificar, cobrando a cambio a “precio coste” la organización de la campaña electoral del PP para las autonómicas y municipales de 2007.

Martorell recordó que los contratos por más de 12.000 euros se hacían por concurso o por convenio y que no participó en el fraccionamiento de una cantidad superior para que se le concediera la campaña publicitaria del velódromo a Nimbus. El ex director de Comunicación del Govern con Matas aceptó, además, haber recibido “agradecimientos” del grupo Recoletos, pero no de Nimbus, tales como viajes a Madrid, Barcelona y París.

En el sumario del caso consta la declaración de una de las empleadas de Nimbus que asegura que los trabajos al PP se cobraban, siempre, “a precio de coste”. Según los investigadores, la agencia eludió el concurso público repartiendo la cantidad total entre varias empresas que no cobraban más de 12.000 euros. Las sospechas apuntan a que algunos de esos gastos encubrieron la financiación de parte de la campaña electoral del PP en 2007.

Martorell niega haber recibido órdenes de 'Pepote' Ballester

Por otra parte, el imputado declaró que en 2004 Ballester le ofreció ser vocal de la Fundación Illesport, dentro del Consorcio del Palma Arena, puesto que aceptó aunque no se le llegó a nombrar nunca.

Antes que Martorell compareció la jefa del departamento de coordinación, María José Marco, quién reconoció haber visto un incremento del presupuesto inicial del 30% por parte de la UTE constructora en un documento. Marco aseguró que la contratación de los arquitectos García Ruiz por casi 9 millones de euros y la del autor inicial del proyecto, Ralph Schürmann, sin mediar concurso alguno, era ilegal, ya que la urgencia no lo justificaba.

Más noticias de Política y Sociedad