Público
Público

Un ex ministro aboga por el relevo urgente de Brown

Lord Falconer, que formó parte del gobierno de Blair, ha exigido que se abra un debate sobre el liderazgo de los laboristas

PÚBLICO.ES/EFE

El primer ministro británico, Gordon Brown, ha sufrido un nuevo revés cuando un destacado laborista ha abogado públicamente por su relevo en beneficio de la unidad del partido.

En declaraciones a la BBC Lord Falconer, que ocupó en el gobierno de Tony Blair el cargo de Lord Canciller, ministro responsable del buen funcionamiento de la Justicia, ha pedido un debate urgente sobre el liderazgo del partido.

Cuando el Partido Laborista se prepara para un nuevo desastre en las elecciones europeas del pasado jueves, cuyo resultado se conocerá hoy, el Lord Canciller ha dicho que no creía que el partido lograra mantener la unidad con Brown al frente.

Falconer, amigo íntimo de Blair, ha advertido de que si el Primer Ministro se niega a dimitir, hay potenciales candidatos dispuestos a presentar una candidatura rival.

El ex ministro ha afirmado que hay excelentes políticos en el gabinete de Brown y ha dejado claro que el problema es simplemente el Primer Ministro.

Su llamamiento a favor de una lucha abierta por el liderazgo del partido, algo que no ocurrió tras la dimisión de Tony Blair en el 2007, fue contradicho, sin embargo, por el nuevo titular del Interior, Alen Johnson.

Johnson, que sería el laborista con más posibilidades de sustituir a Brown en caso de que éste fuera destituido por sus propios correligionarios, negó que de dicha destitución pueda salir un partido unido. "Creo que Gordon Brown es el mejor hombre que tenemos para ese puesto", dijo Johnson.

También el ex comisario europeo y ministro para la Empresa, Peter Mandelson, ha salido en defensa del Primer Ministro y ha pedido a sus correligionarios que dejen de "disparar" contra Brown.

En declaraciones a la BBC, Mandelson ha advertido de que los laboristas se verían sometidos a "presiones irresistibles" para convocar elecciones generales, sin esperar hasta el próximo año, si derriban a Brown como se deshicieron de Tony Blair hace dos años.

Mandelson, que, de viejo enemigo de Brown, se ha convertido prácticamente en su segundo tras el último reajuste del gabinete, ha dicho no saber si hay en marcha una conjura de diputados dispuestos a acabar con Brown, como asegura la prensa, pero ha expresado en cualquier caso dudas sobre sus posibilidades de éxito.

Sería necesario un candidato rival, alguien capaz de demostrar que "haría el trabajo mejor" que Brown y "no tenemos a esa persona", ha afirmado Mandelson, quien hace sólo un año, antes de ser nombrado ministro por Brown, ha descrito a Brown, según se ha sabido ahora, como un político "inseguro" y demasiado preocupado de proyectar otra imagen pública como para dedicarse plenamente a las tareas de gobierno.

Más noticias de Política y Sociedad