Público
Público

La expedición española regresa cargada de medallas y de optimismo para Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mireia Belmonte, Erika Villaecija, Nina Zivanevskaya y Rafael Muñoz, los nadadores más destacados de la expedición española en los Campeonatos de Europa de Natación, han llegado esta tarde a Barcelona con las medallas colgadas y un convencido optimismo ante el papel que puede jugar España en Pekín.

Mireia Belmonte, de sólo diecisiete años, ha reconocido que no se imaginaba el éxito logrado por ella y el resto del equipo español, y se ha mostrado esperanzada ante el creciente interés por la natación tras la buena actuación de la selección en los europeos.

La catalana ha aparecido con la medalla de oro y la de bronce conseguidas en los Campeonatos de Europa de Natación, y ante la expectación creada por su llegada, ha afirmado que ahora será "más conocida", aunque quiere huir de la presión que ello supone.

"Empecé encontrándome un poco floja en el agua, pero me dije 'basta, he venido aquí a nadar y no a hacer tonterías". Belmonte regresó con un botín muy jugoso, oro en 200 estilos y bronce en 200 mariposa.

Erika Villaecija, plata en 800 y 1.500 libres, también ha llegado hoy al aeropuerto de El Prat luciendo sus dos medallas de plata, y comparte la ilusión de su compañera: "Es una pena que no se valore la natación como se valoran otras prácticas deportivas", señaló.

Aparte de la joven Belmonte, la otra gran sorpresa de la competición ha sido Nina Zivanevskaya (plata en 50 espalda y 100 espalda), que llevaba dos años fuera del agua por el nacimiento de su hija, lo que, según la nadadora, le has servido para descansar "físicamente" y le ha ayudado a volver.

Rafael Muñoz, bronce en 50 y 100 mariposa, ha completado el grupo medallero llegado hoy a Barcelona: "Venía con la intención de hacer alguna final y conseguir la mínima para Pekín. Al final he vuelto con seis récords de España, y dos medallas de bronce, además de lo más querido: el pasaporte para los Juegos Olímpicos".

Muñoz es optimista ante el papel que puede jugar España en los Juegos de este verano, donde el nadador afirma que pueden esperar un "gran éxito".